4 Min de lectura | Cada vez se habla más del germen de trigo, la parte más tierna de grano, que se diferencia claramente del resto. Es un alimento muy rico y beneficioso para el organismo, así que vale la pena conocerlo para sacarle el máximo partido.

¿Qué es el germen de trigo?

Tal como su nombre indica, el germen de trigo es una parte del grano de trigo. El grano entero es el fruto o semilla de la planta, y se divide en tres partes:

  • Salvado
  • Endospermo
  • Germen.

El germen de trigo es el componente más pequeño, y representa solo el 2-3% de su tamaño. Es la parte de la semilla que germinará y de la que nacerá una nueva planta. No está presente en la mayoría de productos derivados del trigo, como las harinas, ya que en el proceso de refinado se elimina con el objetivo de evitar el enranciamiento del cereal.

Composición nutricional

El germen de trigo destaca por su contenido en vitamina E, ácidos grasos esenciales, proteínas e hidratos de carbono, vitaminas del grupo B y minerales como el potasio, el fósforo y el magnesio.

Beneficios del germen de trigo: tabla con la composición nutricional del germen de trigo

Nutrientes destacados

Vitamina E

Esta vitamina es un potente antioxidante, que se encarga de proteger al organismo de los conocidos radicales libres, sustancias que pueden dañar las células, los órganos y los tejidos. Además, participa en el sistema inmunitario frente al ataque de virus y bacterias, participa en la formación de los glóbulos rojos, en procesos celulares y en la formación de vitamina K entre muchas otras funciones.

Vitaminas del grupo B

El germen de trigo contiene importantes cantidades del complejo B, como B1, B2 y B6, que benefician el sistema nervioso e inmunológico.

Ácidos grasos esenciales

Los ácidos grasos esenciales (AGEs) son componentes nutricionales vitales ya que son necesarios para llevar a cabo innumerables funciones como, por ejemplo, reducir la acumulación de lípidos en las arterias (disminuye el colesterol LDL y aumenta el HDL), o promover la síntesis de hemoglobina. Son componentes de las membranas celulares y presentan una acción vasodilatadora y, por tanto, ayudan a reducir la tensión arterial.

También tiene una acción antinflamatoria y protectora sobre diferentes tipos de cáncer, en especial el de mama. Como su nombre indica, son nutrientes esenciales porque nuestro organismo no puede sintetizarlos. Por ello conviene ingerirlos con la dieta.

Potasio

Este mineral es propio de los vegetales, indispensable para la transmisión y generación del impulso nervioso, participa en la contracción muscular, así como en el equilibrio hídrico tanto en el interior como en el exterior de la célula. Una de las consecuencias de la pérdida de electrolitos debido a la deshidratación puede ser sufrir calambres.

Fósforo

La función principal del fósforo es la de formar parte de los huesos y dientes. Participa en el metabolismo de lípidos y carbohidratos y ayuda en la formación, conservación y reparación proteica de tejidos y células.  Participa en la producción de ATP (molécula que ayuda a almacenar energía), en el funcionamiento renal, contracción muscular, impulso nervioso…

Magnesio

El magnesio se encarga, entre otras funciones, de mantener un funcionamiento adecuado de los intestinos, músculos y nervios, también participa en la regulación de la contracción cardíaca, mejora el sistema inmunitario, además forma parte de huesos y dientes.

Germen de trigo: vaso de yogur con copos de germen de trigo y bote de cristal

 Beneficios para la salud

  • Prevención de enfermedades. Al ser una fuente importante de antioxidantes, gracias a su contenido en vitamina E, ayuda a combatir los radicales libres que se producen en el organismo, dañinos para el organismo ya que alteran el ADN de los genes, proteínas y grasas. Bajos niveles de antioxidantes son precursores de algunas enfermedades como el cáncer o enfermedades cardiovasculares. Además, juegan un papel importante en los procesos de envejecimiento.
  • Acción cardioprotectora: gracias a su contenido en fibra y ácidos grasos esenciales, ayuda a mejorar el perfil lipídico, la tensión arterial y, en general, a prevenir enfermedades cardiovasculares.
  • Mejora el sistema inmunológico

Las vitaminas del grupo B participan en el buen funcionamiento del sistema inmunológico, aumentando las defensas del organismo.

Cómo consumirlo

El germen de trigo puede consumirse en copos o en forma de polvo. Es una buena opción mezclarlo con zumo, leche o sopa, añadido al yogur o espolvoreado en las ensaladas. También puede añadirse como ingrediente en rellenos, hamburguesas, albóndigas o tortillas.

¿Qué cantidad tomar?

El germen de trigo puede consumirse a cualquier edad. En los adultos se aconseja tomar entre una y tres cucharadas soperas, y en los niños entre una y tres cucharadas de postre.

Es importante recordar que los suplementos alimenticios deben complementar una alimentación saludable, no sustituirla.

Antes de tomar cualquier suplemento siempre hay que consultar con su médico. Los seguros de MAPFRE Salud disponen de un servicio de Orientación Médica 24 horas donde un nutricionista podrá aclarar todas sus dudas.

CALCULA TU PRECIO

Lo que debes saber…

    • El grano entero es el fruto o semilla de la planta, y se divide en tres partes: salvado, endospermo y germen. El germen de trigo es la parte de la semilla que germinará y de la que nacerá una nueva planta.
    • El germen de trigo destaca por su contenido en vitamina E y ácidos grasos esenciales, que le otorgan propiedades antioxidantes y cardioprotectoras.
    • Los suplementos se presentan en forma de copos o en polvo, pudiéndose añadir a sopas, a la leche, al yogur… o como ingrediente en hamburguesas vegetales o ensaladas.

 

Mónica Carreira

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética

Master en Nutrición pediátrica y Nutrición deportiva

Nutricionista consultora de Teladoc Health