4 Min de lectura | El alcanfor es uno de los ingredientes clave de los expectorantes y vapores descongestivos. Posee interesantes beneficios, pues en dosis ligeras es sedante, antiespasmódico, antihelmíntico y especialmente balsámico, pero en grandes dosis, el alcanfor es narcótico e irritante.

¿Cómo y de dónde se obtiene el alcanfor?

El alcanfor es una gomorresina obtenida del árbol alcanforero. Es originario de las costas cálidas y tropicales de la zona oriental de Asia, especialmente de Japón, Sumatra y Borneo. Era uno de los productos que circulaba por la ruta de las especias, denominado como “bálsamo de las enfermedades”. Por ejemplo, en Perú se utiliza desde hace tiempo para tratar el dolor de cabeza simplemente oliéndolo.

Tras el proceso de obtención del alcanfor mediante la ebullición de la madera y raíces del alcanforero se obtiene una sustancia cristalina con un leve color blanquecino nácar. Este producto se puede conseguir en diferentes presentaciones:

  • Alcohol alcanforado: para todo tipo de aplicaciones externas como heridas o picaduras o embebido en un trozo de tela para ahuyentar insectos. Para ello necesitamos alcohol en un 90% y 5-10% de alcanfor.
  • Aceite de alcanfor: se utiliza para hacer vapores o para masajes descontracturantes y terapéuticos o combinado con otros aceites esenciales para aromaterapia. Se deja macerar una parte de alcanfor en siete partes de aceite de oliva u otros aceites neutros. Luego dejar en reposo varios días hasta su disolución completa.
  • Pomada de alcanfor: se calienta la grasa y la cera hasta que se forme una masa homogénea. Se reduce en polvo el alcanfor y se mezcla con la composición antes de que se enfríe por completo. Se utiliza para masajes descontracturantes, dolores musculares y aplicaciones tópicas. Para ello necesitamos: 30 g alcanfor, 90 g de grasa y 10 g de cera virgen desmenuzada.

Beneficios del alcanfor: plata de alcanforera

Usos terapéuticos del alcanfor

  • Mejorar la circulación de la sangre.
  • Alivia dolores en las articulaciones (reumatismo o artritis).
  • Reduce el dolor de contusiones, esguinces o golpes.
  • Alivia molestias musculares.
  • Descongestiona las vías respiratorias y expulsar las flemas (expectorante).
  • Desinfecta heridas.
  • Tratamiento de hongos en la piel o uñas.
  • Repelente de insectos y piojos.
  • Reduce el ardor de las picaduras de mosquitos.
  • Trata problemas de la piel como el acné o erupciones.
  • Fortalece el sistema inmunitario (como antimicrobiano).
  • Relaja el cuerpo en combinación con otras plantas como la lavanda, manzanilla o albahaca.

Remedios caseros con alcanfor

A continuación, cuatro remedios caseros que se pueden aplicar a nivel doméstico para:

  • Para la tos: El aroma de alcanfor aclara el pecho y descongestiona la nariz. Para ello mezclar aceite de almendras con unas gotas de aceite esencial de alcanfor, mezclar en un tarro de cristal. Aplicar una pequeña cantidad y frotar suavemente en el pecho.
  • Para el dolor muscular: Por su propiedad antinflamatoria, aplicar el aceite para dolores musculares masajeando la zona afectada mejora la circulación de la zona y calma el dolor poco a poco.
  • Para el herpes labial: El alcanfor puede disminuir el dolor y picazón característico del herpes labial. Para ello, mezclar unas gotas de aceite esencial de alcanfor en aceite virgen de coco y aplicar con un algodón sobre el herpes labial.
  • Para el acné: Ayudará a reducir la inflamación del acné y el enrojecimiento. Aplícalo junto con otro aceite sobre el acné y masajea la zona durante 5 minutos. Después, déjalo toda la noche y retíralo al día siguiente con abundante agua.

¿Tiene contraindicaciones?

A pesar de sus beneficios para la salud es conveniente utilizarlo con precaución, ya que una dosis excesiva puede provocar problemas y convertirse en tóxico para el organismo. No es recomendable utilizarlo en:

  • Embarazo,
  • Lactancia,
  • Epilepsia,
  • Parkinson
  • Niños pequeños.
  • Heridas abiertas,
  • Fosas nasales (sobre todo en personas con asma)
  • Piel delicada (dermatitis, psoriasis, etc.),
  • Tratamientos hepáticos, biliares, infecciones urinarias y cólicos.

La sobreingesta de alcanfor puede causar: vómitos, cólicos, irritación y dolor de cabeza.

Ante cualquier duda es recomendable consultar antes con su médico. Los seguros de MAPFRE Salud cuentan con un servicio de Orientación Médica las 24 horas del día, donde podrá consultar cualquier tema relacionado con la salud.

CALCULA TU PRECIO


Lo que debes saber:

  • Utilizado en dosis ligeras y recomendadas, el alcanfor posee interesantes aplicaciones terapéuticas.
  • Es descongestionante, mejora la circulación, se utiliza para relajar los músculos, mejorar afecciones cutáneas…
  • A pesar de sus beneficios para la salud es conveniente utilizarlo con precaución, ya que una dosis excesiva puede provocar problemas y convertirse en tóxico para el organismo.

 

Alessandra Huerta
Nutricionista y especialista en naturopatía de Teladoc Healht