4 Min de lectura | El hantavirus es una enfermedad viral que puede provocar dos tipos de afecciones de distinta gravedad. El diagnóstico se confirma a través de una analítica de sangre y no tiene un tratamiento específico.

Hantavirus es un virus perteneciente a la familia “Hantaviridae”, una familia que agrupa varios virus ARN. Los Hantavirus son un grupo que pertenece al orden “Bunyavirales”, Grupo C. Es considerado como un virus de alto riesgo de bioseguridad. El nombre proviene del río Hantan, al norte de las ciudades coreanas de Dongducheon y Paju cerca de donde se aisló el virus Hantaan en 1978.

Existen varias cepas de hantavirus. Dependiendo de la cepa, el virus afecta diferentes órganos, principalmente pulmones y riñones. Sin embargo, muchos síntomas presentes en ambas infecciones se solapan.

Transmisión

Estamos hablando de lo que se conoce como una zoonosis. Los hantavirus infectan a varias especies de roedores en todo el mundo; el virus está presente en la orina y las heces de los roedores. La infección se transmite a las personas cuando entran en contacto con estos, sus excrementos o su orina, o posiblemente al inhalar partículas de virus en zonas donde abunden sus excrementos.

Hay algún caso, en raras ocasiones, en el que el virus se transmite de persona a persona. Las infecciones por Hantavirus son cada vez más frecuentes. En Estados Unidos, Canadá y Europa han tenido lugar unos pocos casos de infección por hantavirus, transmitidos por mascotas pertenecientes a este género.

Síntomas

Los síntomas de la infección por hantavirus empiezan con:

  • fiebre repentina
  • cefalea
  • dolores musculares

Por lo general unas dos semanas después de la exposición a excrementos u orina de roedores. Los afectados también sufren:

  • dolor abdominal
  • diarrea o vómitos
  • estos síntomas continúan durante varios días (habitualmente unos cuatro días, pero a veces hasta 15).

En el ser humano producen dos tipos de afecciones:

Fiebre hemorrágica con síndrome renal (FHSR)

  • En ciertos casos de pacientes con fiebre hemorrágica con síndrome renal, la infección es leve y no produce síntomas.
  • En otras, los síntomas vagos (como fiebre elevada, dolores musculares, dolor de cabeza y náuseas) comienzan de forma repentina. Las personas con síntomas leves se recuperan por completo.
  • En otros, los síntomas más graves son:
    • Presión arterial muy baja (choque o shock).
    • Se desarrolla insuficiencia renal y puede interrumpirse la producción de orina (anuria).
    • Puede aparecer sangre en la orina y/o las heces.
    • Moratones en la piel.

La muerte se produce entre el 6 y el 15% de los casos. De entre los supervivientes, la mayoría se recuperan en unas 3 a 6 semanas, pero la recuperación puede requerir hasta seis meses.

Síndrome pulmonar por hantavirus (SPHV)

Constituye una afección muy grave.

  • Las personas con el síndrome pulmonar desarrollan posteriormente tos y dificultad respiratoria (disnea), que puede llegar a ser grave en pocas horas. Se acumula líquido alrededor de los pulmones y la presión arterial desciende.
  • El síndrome pulmonar provoca la muerte hasta en el 50% de los afectados. Los que sobreviven a los primeros días mejoran rápidamente y se recuperan por completo en aproximadamente dos a tres semanas.
  • Se recurre a la administración de oxígeno y al tratamiento con fármacos estabilizadores de la presión arterial en caso de afectación pulmonar, y puede requerirse diálisis si hay afectación renal.

Diagnóstico

La identificación del virus en un análisis de sangre confirma el diagnóstico. Los facultativos realizan otros análisis de sangre para evaluar la función de los riñones y otros órganos. Si se sospecha el síndrome pulmonar, se practicarán pruebas de imagen (radiografía de tórax, “scanner” o tomografía axial computerizada -TAC-, etc.).

Suele hacerse una ecocardiografía (ecografía del corazón) para descartar otras posibles causas de la acumulación de líquido alrededor de los pulmones.

Tratamiento

El tratamiento de la infección por hantavirus consiste principalmente en medidas de soporte para estabilizar al paciente. El hantavirus produce una enfermedad viral aguda grave, que no posee un tratamiento específico.

  • Tratamiento sintomático del dolor muscular, de cabeza (cefalea) y la fiebre.
  • Para el síndrome pulmonar, el oxígeno y los fármacos para estabilizar la presión arterial pueden resultar cruciales para la recuperación. En algunas ocasiones se requiere ventilación mecánica para ayudar al paciente a respirar.
  • En el síndrome renal puede ser necesaria la diálisis, que puede salvar la vida; también se administra Ribavirina (un antivírico) por vía intravenosa para reducir la gravedad de los síntomas y el riesgo de muerte.

Lo que debes saber…

  • Las infecciones por Hantavirus son cada vez más frecuentes. En Estados Unidos, Canadá y Europa han tenido lugar unos pocos casos de infección por hantavirus, transmitidos por mascotas pertenecientes a este género
  • La identificación del virus en un análisis de sangre confirma el diagnóstico. Los facultativos realizan otros análisis de sangre para evaluar la función de los riñones y otros órganos.
  • El hantavirus produce una enfermedad viral aguda grave, que no posee un tratamiento específico.

Dr. Alvaro Rebollo
Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria de Teladoc