Toxoplasmosis

Toxoplasmosis

La toxoplasmosis es la infección por el parásito Toxoplasma gondii. Alrededor de un 20% de la población ha tenido contacto con el parásito

El ciclo biológico del toxoplasma (lo que genera la toxoplasmosis) es complejo. El huésped final es el gato y algunos felinos, mientras que el hombre y otros animales vertebrados (aves, reptiles, mamíferos) son huéspedes intermediarios.

¿Cómo se produce?

Los gatos eliminan el parásito en forma de quistes por las heces, que pueden ser ingeridos por otros animales. El contagio por el toxoplasma suele ser por vía oral de maneras diferentes:

  • Ingesta de carne contaminada con quistes (carne cruda o poco cocinada)
  • Ingesta de quistes a través de agua o alimentos contaminados (el agua se contamina por el contacto con las heces de gato)
  • Otra vía de transmisión es la maternofetal: la infección aguda de una mujer embarazada puede transmitirse al feto a través de la placenta. El riesgo de transmisión aumenta en el último trimestre del embarazo.
  • También se han descrito casos por transfusión de sangre o derivados contaminados y bien trasplante de órganos contaminados.

Una vez el animal o el hombre se han infectado, el parásito se disemina por todo el cuerpo, pero especialmente por los músculos, el corazón y el cerebro. El toxoplama es un parásito que vive dentro de las células. Cuando el organismo reacciona y crea las respuestas del sistema inmunitario, el parásito forma quistes que pueden quedar en el organismo durante toda la vida del individuo sin producir problemas.

Síntomas

Se distinguen tres situaciones diferentes: toxoplasmosis en personas inmunocompetentes, toxoplasmosis en personas inmunodeprimidas y toxoplasmosis congénita.

En las personas inmunocompententes la infección por toxoplasmosis es asintomática en el 80-90% de los casos, es decir, no produce ningún síntoma. Cuando produce síntomas suele ser fiebre y aumento de los ganglios en el cuello. El sistema inmunitario controla la infección y pueden quedar quistes en los tejidos.

    En las personas inmunodeprimidas, con las defensas muy bajas, el parásito se reactiva y entonces da síntomas según los tejidos que haya infectado: en el corazón, el sistema nervioso central, a nivel ocular, etc, con cuadros que pueden ser muy graves.

    En la toxoplasmosis congénita, es decir, la adquirida intraútero, el riesgo de infección del feto es bajo al principio del embarazo, pero la gravedad del cuadro es muy superior que cuando la infección se da al final del embarazo. En la mayoría de los casos la infección fetal es leve o asintomática. Los casos graves pueden dar niños con ceguera, estrabismo, epilepsia o retraso psicomotor.

    Diagnóstico

    El diagnóstico tiene que realizarse mediante exploraciones complementarias. La toxoplasmosis aguda se diagnostica mediante el empleo de técnicas de ampliación genética (PCR) en muestras de líquidos orgánicos (líquido amniótico en diagnóstico prenatal, liquido cefalorraquideo en caso de sistema nervioso central) o tejidos.

    La PCR es un método rápido. También se puede diagnosticar con pruebas serológicas, detectando los anticuerpos contra el toxoplasma en sangre. Otra opción puede ser la visualización del parásito en las muestras orgánicas directamente. La toxoplasmosis ya pasada se diagnostica con la serología en sangre, es decir, midiendo la presencia de anticuerpos contra el toxoplasma.

    Tratamiento

    La toxoplasmosis en personas inmunocompetentes no suele requerir tratamiento. Solo en los casos graves y en las personas inmunodeprimidas se requiere tratamiento específico. El tratamiento específico consiste en dar fármacos activos contra el parásito, la asociación más usada es la pirimetamina junto con sulfadiacina. En los recién nacidos con toxoplasmosis congénita se suele dar tratamiento durante varios meses, pues se ha demostrado que reduce las secuelas y la gravedad de la enfermedad. El tratamiento de la embarazada con toxoplasmosis aguda se ha visto que disminuye el riesgo de transmisión de la enfermedad al feto.

    Leer más
    Toxoplasmosis
    5 ( 1 voto )
    2018-11-20T11:08:32+00:003 noviembre, 2016|

    Deja un comentario

    Información básica sobre Protección de Datos:
    En MAPFRE TECH S.A., como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

    Toxoplasmosis
    5 ( 1 voto )
    Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar