Medicamentos que afectan a la conducción

///Medicamentos que afectan a la conducción

Medicamentos que afectan a la conducción

No sólo el alcohol y las drogas ilegales pueden ser capaces de causar alteraciones en el estado de los conductores de vehículos y provocar un accidente de tráfico. Existen una serie de medicamentos que, incluso bien tomados, pueden afectar a la capacidad de conducción, tanto por sus efectos terapéuticos como por posibles efectos secundarios.

Los efectos más importantes que causan estos fármacos y que hacen peligrar la capacidad de conducción son la somnolencia, la pérdida de la coordinación psicomotora, los cambios de comportamiento, los trastornos del equilibrio y las alteraciones sensoriales.

Qué medicamentos afectan  a la conducción

Los principales grupos de fármacos que afectan la capacidad de conducción son:

  • Ansiolíticos e hipnóticos
  • Antidepresivos
  • Analgésicos opiáceos
  • Anestésicos
  • Antihistamínicos tipo H1
  • Antiepilépticos
  • Antipsicóticos
  • Antiparkinsonianos
  • Hipoglicemiantes
  • Betabloqueantes

En general, los pacientes no son muy consciente de los efectos que estos medicamentos pueden tener sobre la capacidad de conducir, tanto porque no se leen el prospecto médico, que lo suele indicar, como porque el médico no advierte de este peligro en la consulta.

Desde el 2007 y en base al Real Decreto 1345/2007 de 11 de octubre, en España se exige que todos los medicamentos cuyos efectos puedan afectar a la capacidad de conducir o manejar maquinaria incluyan un pictograma en sus envases para que el paciente lea las advertencias al respecto en el prospecto del medicamento.

¿De qué manera afectan los medicamentos a la conducción?

  • La mayoría de estudios han demostrado que son las benzodiazepinas el grupo de fármacos más hallado en los líquidos biológicos de los conductores que han sufrido un percance automovilístico o de aquellos que han sido arrestados por conducción temeraria, con frecuencia asociadas al consumo de alcohol. Esta tasa de presencia de benzodiacepinas con o sin alcohol en estos conductores es superior a la presencia en sangre u orina de drogas ilegales como el cannabis y las anfetaminas.
    La sedación y la somnolencia que causan las benzodiazepinas afectan negativamente a las pruebas psicomotoras. Los accidentes se suelen producir a la mañana siguiente de haber tomado esta medicación, sobre todo durante las primeras semanas de tratamiento.
  • Asociada a la alteración de la capacidad de conducción que la misma depresión ya puede provocar, los medicamentos antidepresivos también afectan negativamente a esta capacidad, sobre todo aquellos que tienen una cierta acción sedante. Los antidepresivos tricíclicos conllevan un mayor riesgo que los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS).
  • Los medicamentos analgésicos opiáceos, es decir, derivados del opio, afectan lógicamente a las funciones psicomotoras y cognitivas. Los efectos serán mayores a mayor dosis. Dado que cada vez su uso aumenta más para tratar dolores no graves, existe una mayor población con riesgo de padecer un accidente de tráfico al consumir dichos fármacos. Los pacientes que los toman de manera crónica, sin embargo, no ven afectada tanta su capacidad de conducción como aquellos que los toman de manera puntual.
  • Lo anestésicos generales afectan, como es normal, a la capacidad de conducción. No se recomienda conducir hasta pasadas 24 horas de la sedación o de la anestesia general.
  • Los antihistamínicos tipo H1, que se utilizan para tratar reacciones alérgicas, pueden afectar a la conducción dado que algunos, los de primera generación (difenhidramina, clorfeniramina, clemastina…), tienen un efecto sedante. La mayoría de los de nueva generación (cetirizina, loratadina, ebastina, fexofenadina, levocetirizina…) no llegan al cerebro, de manera que no tiene un efecto sedante sobre el paciente.
  • Los fármacos antiepilépticos, sumados a las propias alteraciones que puede causar la enfermedad, pueden provocar alteraciones cognitivas que afecten a la conducción.
  • Lo antipsicóticos pueden alterar la capacidad de conducción, especialmente el haloperidol, que lo hace más que no los antipsicóticos atípicos.
  • Los medicamentos antiparkinsonianos y su efecto dopaminérgico pueden causar somnolencia que, asociada a la misma somnolencia diurna que puede conllevar la enfermedad, hace que estos pacientes tengan un mayor riesgo de padecer un accidente de tráfico mientras conducen.
  • Los fármacos hipoglicemiantes para tratar la diabetes, tanto la insulina como algunos los antidiabéticos orales (sulfonilureas) pueden causar una baja de los niveles de azúcar que afecte a la capacidad de conducción de esto pacientes, causando somnolencia, deterioro del nivel de consciencia y disminución de la capacidad de reacción. Es esencial que los pacientes diabéticos que conduzcan controlen los niveles de glucosa antes de coger el vehículo, lleven azúcar consigo y paren inmediatamente de conducir al menor síntoma de hipoglicemia.
  • Los betabloqueantes, empleados tanto para el tratamiento de la hipertensión arterial como de las alteraciones del ritmo cardíaco, pueden causar somnolencia y visión borrosa, lo cual afecta gravemente a la capacidad de conducción
  • Otros medicamentos que pueden afectar a la capacidad de conducción son los relajantes musculares, el litio, los colirios que dilatan las pupilas o el antirretroviral efavirenz.

Es importante que médicos y farmacéuticos expliquemos los posibles efectos sobre la conducción de estos tratamientos, sobre todo al principio del tratamiento y con los cambios de dosis, dado que es entonces cuando suelen aparecer la mayoría de efectos adversos y hasta que el cuerpo se habitúe al fármaco o la nueva dosis. Si tienes alguna duda sobre el medicamento que estas tomando puedes consultar con el Servicio de Orientación Médica que los seguros de MAPFRE Salud ponen a disposición de todos sus asegurados

LO QUE DEBES SABER…

  • Existen una serie de medicamentos que, incluso bien tomados, pueden afectar a la capacidad de conducción, tanto por sus efectos terapéuticos como por posibles efectos secundarios.
  • La mayoría de estudios han demostrado que son las benzodiazepinas el grupo de fármacos más hallado en los líquidos biológicos de los conductores que han sufrido un percance automovilístico.
  • Es importante que médicos y farmacéuticos expliquemos los posibles efectos sobre la conducción, sobre todo al principio del tratamiento y con los cambios de dosis de los fármacos.

Dr. David Cañadas Bustos

Especialista en Medicina General

Médico consultor de Advance Medical

2019-09-16T12:32:56+02:004 mayo, 2018|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar