5 Min de lectura | Es posible que nunca hayas oído hablar de la cámara hiperbárica ya que no es un instrumento médico demasiado conocido para la población general, pero es de mucha utilidad en determinados problemas médicos.

La oxigenoterapia hiperbárica consiste en respirar oxígeno puro en una cámara presurizada y se trata de un método no invasivo y sin dolor. En la cámara hiperbárica, la presión del aire se eleva hasta tres veces más que la presión del aire normal y, en estas condiciones, los pulmones pueden respirar más oxígeno de lo que sería posible respirando oxígeno puro a una presión de aire normal.

La cámara hiperbárica es un habitáculo hermético que está diseñado para soportar elevadas presiones en su interior. En unas ocasiones será la única indicación terapéutica para la curación de una afección y, en otras, se aplicará como parte de un tratamiento integral, junto a otras terapias o medicamentos.
Es un procedimiento que se realiza típicamente de forma ambulatoria, es decir, no necesita hospitalización del paciente.

¿Para qué sirve?

En ocasiones, cuando un tejido corporal se lesiona, pude requerir más suministro de oxígeno para sanar.

¿Cuándo se indica la cámara hiperbárica?

Es un tratamiento bien consolidado para las siguientes situaciones:

  • La enfermedad por descompresión, un riesgo en la práctica del buceo que padecen los submarinistas en el momento de ascender a la superficie.
  • La intoxicación por monóxido de carbono, como puede ocurrir en los incendios, por ejemplo.
  • La intoxicación por monóxido de carbono en envenenamiento de cianuro.
  • La existencia de burbujas de aire en los vasos sanguíneos (la denominada embolia gaseosa arterial).
  • Anemias graves (que no pueden ser resueltas mediante transfusiones de sangre).
  • Ciertas clases de pérdida de audición, como la sordera súbita.
  • Infecciones, del tipo abscesos o gangrenas o lesiones cutáneas por aplastamiento.
  • Cura de heridas que no cicatrizan como consecuencia de la diabetes (como el pie diabético), las lesiones por radiación o las quemaduras. El oxígeno que transporta la sangre a todo el cuerpo ayuda a combatir las bacterias y a estimular la liberación de sustancias en los tejidos corporales llamadas “factores de crecimiento”, que favorecen la cicatrización.

¿Cuándo no se aconseja?

Sin embargo, no existen evidencias científicas suficientes que respalden el uso de la oxigenoterapia hiperbárica como tratamiento eficaz en otras muchas patologías, como:

  • Artritis.
  • Lesiones causadas en el deporte.
  • Síndromes de fatiga crónica.
  • Migrañas
  • Demencias, tipo enfermedad de Alzheimer, o también enfermedad de Parkinson.
  • Depresión.
  • Asma…

La oxigenoterapia hiperbárica no es eficaz en la cura o tratamiento de enfermedades serias como pueden ser el cáncer, el autismo o la diabetes, etc. No obstante, si haces una búsqueda relacionada en internet, es posible que encuentres todo tipo de afirmaciones al respecto. ¡No te dejes engañar!

Tipos de cámaras hiperbáricas

  • Cámara uniplaza: en una unidad individual. Te acuestas en una mesa que se desliza dentro de un tubo de plástico transparente.
  • Cámara multiplaza: en la sala común. Puedes permanecer sentado o acostado en una sala que parece una habitación grande del hospital, compartiéndola con otras personas. Es posible que recibas el oxígeno a través de una mascarilla colocada en el rostro o una capucha liviana transparente, colocada sobre la cabeza.

Generalmente, las multiplaza son las más apropiadas porque permiten que los médicos y demás personal sanitario puedan acompañar a los pacientes y así poder suministrar los cuidados necesarios (incluso cuidados intensivos).
En España, el sistema de la Seguridad Social dispone de Servicios de Medicina Hiperbárica en hospitales propios o concertados en algunas Comunidades Autónomas (Comunidad Valenciana, Cataluña, Andalucía, Galicia, Baleares…).

Riesgos de la cámara hiperbárica

La oxigenoterapia hiperbárica generalmente es un procedimiento seguro. Las complicaciones son poco frecuentes, pero, en algunas ocasiones puede provocar:

  • Miopía temporal (visión borrosa), causada por cambios transitorios en el cristalino del ojo.
  • Mayor presión en la cabeza, con dolor a nivel de los senos paranasales.
  • Lesiones del oído medio, con incluso rotura del tímpano, debidas al aumento de la presión del aire.
  • Colapso pulmonar causado también por esos cambios de presión del aire (barotraumatismo).
  • Dolores articulares.
  • Convulsiones, producidas por la toxicidad del oxígeno a concentraciones elevadas en el sistema nervioso central.
  • Mayor riesgo de incendio (el oxígeno puro puede provocarlo si una chispa o llama enciende una fuente de combustible).

Consejos

  • Debido al riesgo de incendio anteriormente mencionado, no podrás disponer de dispositivos que funcionen con baterías o encendedores mientras te encuentres dentro de la cámara hiperbárica.
  • Seguramente que, para limitar las fuentes de exceso de combustible, te aconsejarán que ese día no utilices productos para el cuidado de la piel y del cabello que estén hechos a base de petróleo, con la finalidad de reducir el mencionado riesgo de incendio.
  • El aumento de la presión en el aire crea una sensación temporal de tener los oídos tapados, similar a lo que se siente cuando viajamos en un avión o estamos en las grandes alturas (montaña). Esta sensación desagradable se puede aliviar, simplemente, bostezando o tragando saliva.
  • En cuanto a las indicaciones de esta terapia, sigue siempre, únicamente, las indicaciones de tus médicos, que en todo momento te propondrán aquello que sea más apropiado para ti. Haz caso omiso a lo que se pueda leer en Internet, porque puede ponerse en riesgo tu salud o la de tus seres queridos.
  • Para la mayoría de las afecciones, la sesión dura aproximadamente unas dos horas. Los miembros del equipo médico te supervisarán hasta la finalización de la misma.
  • Para beneficiarse de los efectos de la oxigenoterapia hiperbárica, es probable que necesites más de una sesión. La cantidad de sesiones depende de tu enfermedad a tratar y es muy variable. (por ejemplo, a título orientativo, una intoxicación por monóxido de carbono puede requerir unas tres sesiones, mientras que una herida que no cicatriza, puede llegar a requerir más de 20 sesiones).
  • Es posible que después del tratamiento te sientas un poco cansado o con sensación de hambre. Esto no limita las actividades normales.


¿Tienes dudas? Regístrate en Savia, la plataforma de servicios de salud digital de MAPFRE que te permite hablar gratis por chat o videoconsulta para resolver tus dudas médicas.

Lo que debes saber:

  • En esta estancia, la presión del aire se eleva hasta tres veces más que la presión del aire normal y, en estas condiciones, los pulmones pueden respirar más oxígeno de lo que sería posible respirando oxígeno puro a una presión de aire normal.
  • En unas ocasiones será la única indicación terapéutica para la curación de una afección y, en otras, se aplicará como parte de un tratamiento integral, junto a otras terapias o medicamentos.
  • Tiene unas indicaciones específicas, para las que resulta muy efectiva, pero hay que ir con cuidado con informaciones que circulan pues la cámara hiperbárica no es eficaz en la cura o tratamiento de enfermedades serias como pueden ser el cáncer, el autismo, o la diabetes.

 

Dra. Gemma Cardona
Médico consultor de Advance Medical