< 1 Min Para detectar una prostatitis es necesario realizar un cultivo en la orina conocido como el Test de Stamey. Descubre cómo se realiza y qué evidencias puede arrojarnos.

El Test de Stamey

En el diagnóstico de las prostatitis es muy importante una correcta historia clínica y exploración física para poder encontrar factores desencadenantes y conseguir un correcto diagnóstico diferencial.

La exploración física mediante el tacto rectal permite una valoración inicial del estado de la glándula. Debe evitarse en casos de prostatitis aguda.

Los análisis de sangre y orina, así como los análisis de semen son básicos para un correcto diagnóstico.

El cultivo de orina por el método de Meares y Stamey es el método más utilizado y más fidedigno en el diagnóstico de las prostatitis (excluyendo las agudas), se basa en la obtención por separado de las fracciones inicial y media de orina. Tras ello se realiza un masaje prostático recogiéndose en otro recipiente estéril la secreción procedente de la glándula. Por último se obtiene la orina postmasaje que arrastrará los restos que permanezcan en uretra. La positividad del cultivo de secreción prostática o de orina postmasaje es definitorio de infección prostática bacteriana, mientras que su negatividad puede representar un diagnóstico de prostatitis no bacteriana.

El diagnóstico debe incluir siempre prueba de imagen mediante ecografía renovesicoprostatica para descartar cualquier alteración morfológica que lo provoque, y si hay dudas del funcionalismo del tramo urinario inferior, realizar estudio urodinámico.

 

Dr. Oriol Angerri Feu

Especialista en Urología

Médico colaborador con Advance Medical