2 Min de lectura | Las operaciones en el intestino delgado conllevan un postoperatorio algo complejo. Descubre cómo debes cuidarte tras una intervención de este tipo.

En el intestino delgado tiene lugar la mayor parte de la digestión de los alimentos que comemos, concretamente la descomposición y la absorción de nutrientes. Su extirpación puede darse cuando parte de éste está obstruido o enfermo. Especialmente, a se puede recomienda para personas que tengan:

  • Un bloqueo en el intestino causado por tejido cicatricial o deformidades congénitas.
  • Sangrado, infección o úlceras causadas por inflamación del intestino delgado.
  • Cáncer.
  • Lesiones.
  • Tumores no cancerosos.
  • Pólipos precancerosos.

Cuidados y dieta tras operación del intestino

Tras la extirpación de una parte o la totalidad del intestino (delgado o grueso) vamos a necesitar un tiempo de adaptación a la nueva situación. En esta fase de adaptación es importante la alimentación. Las siguientes normas nos van a ser de gran utilidad:

  • Suprimir los alimentos que produzcan gases: los laxantes, la fibra vegetal no soluble, el café y las bebidas gaseosas.
  • Reducir las grasas: tanto en alimentos como en cocciones.
  • Realizar las ingestas fraccionadas y de poco volumen: además, es importante seguir siempre un horario regular.
  • Tomarte tu tiempo: comer en un ambiente tranquilo, sin prisas, masticando bien cada bocado.
  • Asegurar una ingesta de un litro y medio de líquidos al día: esta ingesta debe ser de forma fraccionada a lo largo del día.
  • Tomar los alimentos templados: evitando temperaturas extremas
  • Reposar tras las comidas: descansar no es sinónimo de estar estirado, hecho que debemos evitar ya que dificulta la digestión. Podemos descansar sentados para facilitar la digestión y la movilización del intestino.

Intestino grueso

El intestino grueso (o colon) conecta el intestino delgado con el ano por donde salen las heces que, previamente, han atravesado el intestino grueso.

La extirpación del intestino grueso tiene dos denominaciones: colectomía en caso de intervenir en una parte del intestino, y proctocolectomía si la intervención es completa.

Concretamente, la extirpación del intestino grueso se recomienda a aquellas personas que tengan:

  • Un bloqueo en el intestino debido a tejido cicatricial.
  • Cáncer de colon.
  • Enfermedad diverticular (del intestino grueso).
LO QUE DEBES SABER…
  • La extirpación de parte o de la totalidad del intestino (grueso o delgado) supone la afectación de movimientos intestinales por lo que debemos prestar atención a la dieta a seguir.
  • Pautas de alimentación después de la extirpación: reposar tras las comidas, suprimir los alimentos que produzcan gases, tomar alimentos templados…

Dra. Montse QueraltEspecialista en Medicina de Familia y GeriatríaMédico Consultor de Advance Medical