2 Min de lectura | El sobrepeso y la obesidad se deben a una mayor cantidad de grasa en nuestro organismo. La grasa no es perjudicial para nuestro organismo. Sirve como reserva para momentos o situaciones de ayuno y se utiliza como combustible en numerosas […]

El sobrepeso y la obesidad se deben a una mayor cantidad de grasa en nuestro organismo. La grasa no es perjudicial para nuestro organismo. Sirve como reserva para momentos o situaciones de ayuno y se utiliza como combustible en numerosas reacciones químicas que suceden continuamente en nuestro organismo.

 

La grasa contribuye a nuestro peso corporal, como también lo hacen el tejido muscular o el tejido óseo o la sangre que circula por nuestras arterias y venas. La grasa entra en nuestro organismo procedente de la alimentación y también la fabrica el hígado. Y se elimina cuando la utilizamos como combustible en reacciones metabólicas y como combustible cuando estamos en situaciones de ayuno y hemos agotado los azúcares. El balance entre lo que ingresamos y lo que gastamos nos permitirá ganar, mantener o perder tejido graso y, con ello, ganar, mantener o perder peso.

 

Si de forma continuada tomamos más calorías (comemos más) y gastamos menos calorías (hacemos menos ejercicio físico) ganaremos progresivamente peso.

 

Debemos tener presente que hay algunas patologías (mal funcionamiento del tiroides, disminución de la hormona del crecimiento, toma de glucorticoides, etc.) que causan sobrepeso y obesidad. Es la llamada obesidad secundaria. Y por eso, cuando hablamos de por qué se produce la obesidad nos estamos refiriendo a la obesidad más frecuente: la obesidad primaria, es decir, aquella obesidad que no se debe a ninguna enfermedad.

 

Dr. José Félix MecoEspecialista en Medicina Interna

Medico consultor de Advance Medical

Deborah Blasco

Enfermera especialista en Nutrición

Enfermera consultora de Advance Medical