4 Min de lectura | La puntuación de Apgar es una prueba sencilla y rápida para evaluar al recién nacido pocos minutos después de nacer. Es un método de evaluación de la adaptación y vitalidad del recién nacido tras el nacimiento.

Es un método de evaluación de la adaptación y vitalidad del recién nacido tras el nacimiento. Esta prueba, realizada en todo el mundo, debe su nombre a la Dra. Virginia Apgar, una famosa anestesista obstétrica americana, que en 1952 propuso este método simple y repetible, buscando evaluar rápidamente la situación de los recién nacidos y valorar así los efectos, en ellos, de la anestesia que recibían sus madres.

¿Qué es la puntuación de Apgar?

El test de Apgar evalúa la frecuencia cardíaca del bebé, su tono muscular y otros signos para determinar si necesita ayuda médica adicional o de emergencia. Su aplicación está estandarizada para evaluar al recién nacido en dos momentos tras el nacimiento: en el minuto uno tras el parto y, de nuevo, cinco minutos después del nacimiento. A veces, si el estado físico del bebé resulta preocupante, se puede evaluar al bebé por tercera vez.

No es un test perfecto. La puntuación dependerá de las semanas de embarazo, malformaciones congénitas, administración de medicación a la madre o complicaciones en el parto.

Significado de «Apgar»

En la palabra Apgar, cada una de sus letras, hacen referencia a los cinco ítems evaluables en el recién nacido:  «Aspecto, Pulso, Irritabilidad refleja (del inglés Grimace), Actividad y Respiración«.

Cada aspecto se evalúa en una escala que va del 0 al 2, siendo 2 la máxima puntuación posible:

  • Aspecto: se refiere al color de la piel.
  • Pulso: en relación con la frecuencia cardíaca.
  • Irritabilidad refleja: es la respuesta y los gestos que hace el recién nacido ante los estímulos.
  • Actividad: evalúa el tono muscular.
  • Respiración: se determina el ritmo y el esfuerzo respiratorios.

Sistema de puntos

Los ginecólogos y las comadronas o el personal de enfermería suman las puntuaciones de estos cinco factores para calcular la puntuación de Apgar. La puntuación que puede obtener un bebé oscila entre 0 y 10, donde 10 es la máxima puntuación posible, pero la alcanzan muy pocos bebés. Esto se debe a que las manos y los pies de muchos bebés siguen azuladas hasta que entran en calor.

A cada uno de los parámetros se les da una puntuación que puede ser de 0, 1 o 2; luego se suman todos obteniéndose un valor final entre 0 y 10. Como se puntúa al minuto y a los cinco minutos de vida, al final se obtienen dos números, el primero corresponde a la puntuación al minuto 1 de vida y el segundo al minuto 5. Ejemplo: 8/9 (es decir, un 8 al minuto de vida y un 9 a los 5 minutos de nacer).

En este cuadro resumen se puede visualizar cada factor a evaluar y la puntuación asociada.

Factor de Apgar210
Aspecto
(color de la piel)
Color normal por todo el cuerpo (manos y pies rosados)Color normal (pero manos y pies azulados)Coloración azul-grisácea o palidez por todo el cuerpo
Pulso
(frecuencia cardíaca)
Normal (superior a 100 latidos por minuto)Inferior a 100 latidos por minutoAusente
(sin pulso)
Irritabilidad
(«respuesta refleja»)
Se retira, estornuda, tose o llora ante la estimulaciónLeve gesto facial o muecas discretas ante la estimulaciónAusente (sin respuesta a la estimulación)
Actividad
(tono muscular)
Activo, movimientos espontáneosBrazos y piernas flexionados con poco movimientoSin movimiento, tono laxo
Respiración
(ritmo y esfuerzo respiratorios)
Ritmo y esfuerzo respiratorios normales, llanto adecuadoRespiración lenta o irregular, llanto débilAusente (sin respiración)

Interpretar la puntuación de Apgar

Un bebé que obtiene una puntuación de 7 o superior en el test de Apgar se considera que tiene una buena adaptación a la vida extrauterina tras el nacimiento. Pero, el hecho de obtener una puntuación inferior no significa que el bebé esté enfermo. Lo único que significa es que el bebé necesita algún tratamiento médico inmediato, como succionarle las vías respiratorias o administrarle oxígeno, para ayudarlo a respirar. Hay bebés sanos que presentan puntuaciones más bajas de lo normal, sobre todo en los primeros minutos de vida.

Si la puntuación está por debajo de 7, el bebé necesita ayuda para adaptarse. La mayoría de las veces la estimulación, secándolo, por ejemplo, es suficiente.

Una puntuación algo más baja en el primer minuto es habitual, sobre todo en:

  • Embarazos de alto riesgo.
  • Cesárea.
  • Un parto complicado.
  • Prematuros.

La mayoría de recién nacidos mejoran el Apgar a los cinco minutos. Pero si al volver a aplicar el test la puntuación del bebé no mejora, se seguirán aplicando los cuidados médicos que el neonato necesite y se hará un control estrecho del bebé.

Muchos bebés con puntuaciones Apgar bajas están sanos y no tienen ningún problema para adaptarse a la vida extrauterina. Hay que recordar que esta prueba no es un predictor del estado de salud a largo plazo de los bebés. La prueba se diseñó para ayudar a los profesionales que atendían el parto a evaluar el estado físico de un recién nacido para implementar, rápidamente, medidas de soporte médico en el caso de necesidad.

Lo que debes saber…

  • Es un método de evaluación de la adaptación y vitalidad del recién nacido tras el nacimiento.
  • Un bebé que obtiene una puntuación de 7 o superior en el test de Apgar se considera que tiene una buena adaptación a la vida extrauterina tras el nacimiento. Pero, el hecho de obtener una puntuación inferior no significa que el bebé esté enfermo.
  • La prueba se diseñó para ayudar a los profesionales que atendían el parto a evaluar el estado físico de un recién nacido para implementar, rápidamente, medidas de soporte médico en el caso de necesidad.

Dra. Esther Martínez García
Especialista en pediatría de Teladoc