Salud Familiar | Bebé | Enfermedades |

Apnea del recién nacido

Publicado por

¿Qué es?

La apnea es el cese transitorio de la respiración, de más de 20 segundos de duración. Es más frecuente en el recién nacido prematuro, pero también puede afectar a bebés a término. Se da con más frecuencia en la fase REM del sueño (cuando el niño está más profundamente dormido).

Tipos

  • Idiopática o primaria (no sabemos qué la causa): preferentemente ocurre en prematuros
  • Secundaria (en el recién nacido hay múltiples causas de apnea): típica del prematuro y del bebé a término

Causas de la apnea secundaria

  • Hemorragia cerebral
  • Inmadurez del sistema nervioso y respiratorio
  • Enfermedad respiratoria
  • Enfermedades del corazón
  • Reflujo gastroesofágico
  • Infecciones
  • Bajadas de glucosa y de otras sales del organismo
  • Ser un bebé prematuro

Síntomas

Es una alteración de la respiración, no es un proceso normal como podría ser la respiración periódica del recién nacido.

 

En la apnea se observan pausas respiratorias durante el sueño, el bebé deja de respirar durante más de 20 segundos. En este periodo de apnea la frecuencia cardíaca baja (bradicardia) y el bebé toma una coloración azulada llamada cianosis (signo de que no le llega suficiente oxígeno a los tejidos).

 

La apnea suele superarse con el desarrollo del bebé y con el tratamiento de la enfermedad que la causa.

Diagnóstico

Para realizar el diagnóstico hay que realizar al bebé un estudio del sueño para registrar las posibles apneas. Durante el estudio también se controla en ritmo del corazón y la saturación de oxígeno.

Evolución y tratamiento

En el caso de que la apnea sea debida a un problema de salud del bebé se debe tratar el proceso desencadenante: infección, bajada de azúcar…

 

En los casos donde no hay una causa aparente que justifique la pausa respiratoria, hay que tomar una serie de medidas cuando pase. Se recomienda monitorizar al bebé en el hospital y/o en casa si sigue teniendo, apenas tras el alta. El monitor de apneas es un dispositivo que nos avisa cuándo el niño realiza la apnea con un pitido o alarma.

 

Cuando el monitor suena, en la mayoría de casos basta con mover y estimular ligeramente al bebé para que vuelva a respirar por sí mismo.

 

En algunos casos se puede dar alguna medicina al recién nacido que le ayude a respirar.

 
 

Dra. Esther Martínez García

Especialista en Pediatría

Médico consultor de Advance Medical

 

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+TuentiMeneameEmail

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre