Salud Familiar | Bebé | Enfermedades |

Diarrea del recién nacido

Publicado por

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp
Valora este artículo

¿Qué es?

La diarrea se define como el aumento en el número de deposiciones o bien la disminución de su consistencia habitual (heces más líquidas).

 

Cada niño realiza deposiciones a un ritmo determinado y con una consistencia diferente.

 

Causas de diarrea en el recién nacido:

 

  • Gastroenteritis (las más frecuentes son las producidas por virus)
  • Alergias a la proteína de la leche de vaca

La consecuencia más grave de la diarrea en el neonato es la deshidratación, sobre todo, si se acompaña de vómitos.

 

  • Las deposiciones del recién nacido alimentado con lactancia materna

Durante las primeras semanas del recién nacido las heces son líquidas y de color entre amarillo y verde; a veces pueden observarse algunos grumos.

 

En los niños alimentados con leche materna las heces son líquidas o pastosas durante todo el periodo de lactancia y pueden realizar una deposición cada vez que maman. Los niños que toman leche artificial suelen hacer las deposiciones más consistentes y menos frecuentes.

 

Ambas situaciones son normales y no son una diarrea, el bebé tendrá un buen aspecto, no tendrá signos de deshidratación, vómitos ni fiebre.

 

RECUERDA QUE…

 
Si tienes dudas acerca de si debes o no acudir al pediatra por la diarrea de tu bebé, o bien quieres consultar alguna otra cuestión sobre su salud, recuerda que tu seguro de Salud MAPFRE te ofrece un Servicio de Orientación Médica Telefónica, gratuito y disponible las 24 horas del día, atendido por los mejores profesionales médicos. Ellos te orientarán con total garantía sobre qué hacer en cada caso.
 

Tratamiento

En el caso de diarrea por gastroenteritis infecciosa lo más importante es reponer los líquidos y las sales que el bebé pierde por las heces y ofrecerle el pecho a demanda y/o suplementar la lactancia con sueros de rehidratación.

 

No se aconseja el cambio a leche sin lactosa sin la prescripción del Pediatra ni preparar biberones diluidos.

 

El bebé que amamanta debe continuar haciéndolo (probablemente mamará con más frecuencia para reponer los líquidos que pierde), ya que se beneficiará de las defensas que su madre le pasa a través de la leche para superar la infección.

 

En los casos más graves de deshidratación puede ser necesario ingresar al bebé y administrarle un suero endovenoso.

 

Si el Pediatra sospecha una alergia a proteínas de leche de vaca, realizará al bebé las pruebas oportunas para diagnosticarlo y dará al bebé una leche especial (en el caso de la madre que amamanta, ella hará una dieta de exclusión de lácteos).

Cuándo consultar al Pediatra

  • En los recién nacidos se aconseja consultar siempre al Pediatra
  • Si hace muchas deposiciones al día y se acompañan de vómitos
  • Si en las heces aparecen sangre, pus o mucosidad
  • Si el bebé tiene fiebre
  • Si el bebé rechaza completamente la alimentación y los líquidos
  • Si el bebé tiene signos de deshidratación: sequedad de piel, boca y ojos (no hay lágrimas ni babea), está pálido, el pulso le va muy deprisa y orina poco
  • Si se tienen dudas sobre el estado de salud del niño y cómo tratarlo

Prevención de la diarrea

Para prevenir la gastroenteritis infecciosa en los neonatos es eficaz la lactancia materna y extremar las medidas de higiene en la familia si hay alguien infectado.

 

Hay vacunas específicas contra uno de los virus que más causan diarrea en el bebé (rotavirus).

 

DECÁLOGO PARA CONTROLAR LA DIARREA DE TU BEBÉ

 

  1. Ante la más mínima duda sobre el estado del bebé, acude al pediatra.
  2. Presta atención a las señales de alarma: deposiciones más frecuentes, sangre, pus o mucosidad, fiebre, o rechazo de la alimentación y los líquidos.
  3. Los bebés se deshidratan fácilmente: ofrécele el pecho o el biberón con frecuencia.
  4. Debe reponer los líquidos y las sales que está perdiendo: en casos leves a través de la alimentación y los líquidos; en los más severos, por suero intravenoso.
  5. Pide información a tu pediatra acerca de las vacunas contra el rotavirus, uno de los virus que causan más diarreas en el bebé.
  6. Extrema las medidas higiénicas en la familia para evitar contagios.
  7. No cambies la alimentación del bebé sin contar antes con la aprobación del pediatra.
  8. Las defensas presentes en la leche de la madre le ayudarán a recuperarse.
 

 
Dra. Esther Martínez García

Especialista en Pediatría

Médico consultor de Advance Medical

 

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre