Salud Familiar | Bebé | Nutrición |

Alimentación excesiva

Publicado por

Valora este artículo

Un exceso en la alimentación del lactante es perjudicial para su salud presente y futura. Si un niño es forzado, o no, a ingerir más cantidad de alimento de la necesaria, se manifestará mediante vómitos y regurgitaciones (popularmente llamado “empacho”).

 

Normalmente el problema del exceso de alimentación se origina cuando se introduce la alimentación complementaria. Antes, cuando el niño solo toma leche (materna o de fórmula esto es más difícil).

 

A destacar, en los seis primeros meses dos casos de sobrealimentación que pueden suponer un problema para el lactante:

 

1.- Preparar biberones muy concentrados: poniendo más cacillos de leche de los que tocan en una cantidad de agua determinada. Con esto modificamos la concentración de la leche (será hiperconcentrada) y causa deshidratación en el niño.

2.- Calmar al niño con alimento siempre que llore o se queje. Es una mala práctica. No siempre que el bebé manifieste malestar o llore significa que quiera comer (puede tener el pañal sucio, querer un poco de atención o dolor)

Síntomas

Si la alimentación excesiva se mantiene durante mucho tiempo puede originar aumento de peso, originando una tendencia a la obesidad que repercutirá en la vida adulta.

 

Si la dieta es excesiva en hidratos de carbono puede originar problemas de dolor abdominal, gases y flatulencias en el bebé.

 

Si la dieta es excesiva en grasas hacen que el estómago se vacíe con lentitud, de manera que originan dolor de estómago e hinchazón.

 

Una dieta excesivamente rica en proteínas puede poner en peligro en inmaduro riñón del bebé.

Tratamiento

El Pediatra debe dar las pautas adecuadas y revisar la dieta del bebé para que sea del todo correcta y equilibrada.

 

SI los padres tienen dudas sobre la cantidad de comida que ingieren sus hijos lo deben consultar siempre con el pediatra.

 
 

Dra. Esther Martínez García

Especialista en Pediatría

Médico consultor de Advance Medical
 

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre