Salud Familiar | Bebé | Nutrición |

Potitos: una alternativa saludable

Publicado por

Valora este artículo

Hasta los seis meses de vida, el mejor alimento para el bebé es la lactancia materna. A partir de esta edad, su sistema digestivo ya está preparado para aceptar y deglutir otros alimentos que no sean la leche.
 

LO QUE DEBES SABER

 

  • Una alternativa… buena, ocasional y segura para alimentar al bebé.
  • Para tu tranquilidad: están fabricados siguiendo estrictas normas de calidad.
  • Son muy nutritivos: elaborados con ingredientes variados y de primera calidad.
 

bebe nutricion potitosA la hora de introducir nuevos alimentos en la dieta del bebé, lo mejor es que los preparemos en casa, controlando la calidad de las materias primas, la cocción, la sal y la textura final. Esto implica un trabajo y una dedicación por parte de los padres. En algunas ocasiones, la preparación de las papillas puede ser un problema por falta de tiempo, salidas fuera de casa o por estar de vacaciones. En estos casos una alternativa ocasional sana y segura para introducir los alimentos en la dieta del bebé serían los potitos o tarritos.

Ventajas de los potitos

  • Comodidad: preparar los purés del bebé es fácil pero, en ocasiones, la falta de tiempo puede ser un factor en contra. En estos casos, los potitos son una buena solución.
  • Seguridad fuera de casa: si salimos fuera de casa, la seguridad de que el alimento cocinado se mantenga en óptimas condiciones fuera de la nevera puede generar dudas, sobre todo en verano, con las altas temperaturas. En estos casos, el uso de potitos de fruta, por ejemplo, puede ser una solución segura para alimentar al bebé.
  • Variedad: los potitos ofrecen una alimentación equilibrada, con variedad de ingredientes que completan la alimentación bebé familiarizándolo con los alimentos adecuados para su edad. Además, cada casa comercial los cocina de una manera diferente y con recetas propias que favorecen que los sabores no sean siempre iguales.
  • Beneficios nutricionales: las recetas de los potitos se deben elaborar siguiendo las recomendaciones de los pediatras, por lo que deberían ser equilibradas nutricionalmente.
  • Texturas muy suaves: se elaboran mediante unas trituradoras especiales que consiguen texturas finas y suaves, adaptadas al sistema digestivo del bebé en cada etapa de su desarrollo, y favoreciendo la deglución del alimento, sobre todo en las primeras introducciones de papilla.
  • Sin conservantes ni colorantes: pasan por un proceso de esterilización y envasado al vacío de forma que se conservan de forma natural sin necesidad de conservantes ni colorantes.

¿Son seguros?

La normativa que se establece para la elaboración de alimentos infantiles en materia de ingredientes y etiquetado es muy estricta, lo que da una garantía de alta calidad y seguridad a los potitos de alimentación infantil.
 
Los controles de calidad se realizan en varias etapas del proceso de elaboración. Además, las directivas europeas y las consejerías autonómicas de nuestro país cuentan con medidas de control sistemático y periódico, que mantienen en orden la cadena hasta que los potitos llegan a los padres.
 

Las indicaciones obligatorias en cualquier alimento envasado, la etiquetas de los potitos, deben proporcionar información sobre: composición nutricional, instrucciones de preparación, presencia o ausencia de gluten y edad mínima a partir de la cual deben consumirse (mínimo: 4 meses).bebe nutricion potitos

 
El estado microbiológico de este alimento ha de ser impecable: los bebés los van a consumir tal cual (tarritos de frutas) o después de un leve calentamiento (pollo con arroz).
 
Los envases tienen cierre hermético: para abrirlos, hay que presionar el centro de tapa, destacado en otro color. Si la tapa se mueve, o si al girarla no suena “pop”, no se consumirá el alimento.
 
Los alimentos infantiles no deben contener residuos de plaguicidas encima de 0,01 mg/kg de producto listo para el consumo o reconstituido.
 

POTITOS ECOLÓGICOS

 
Hay casas comerciales que fabrican sus potitos con ingredientes ecológicos u orgánicos; esto quiere decir que no provienen de semillas transgénicas, y que han sido cultivados con el menor impacto posible para el medio ambiente, evitando a toda costa la utilización de fertilizantes o pesticidas químicos.
 

 
 
Dra. Esther Martínez García

Especialista en Pediatría

Médico consultor de Advance Medical

 

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre