¿Y si no puedo o no quiero dar el pecho?

////¿Y si no puedo o no quiero dar el pecho?

¿Y si no puedo o no quiero dar el pecho?

La lactancia materna es el alimento ideal para el bebé durante los primeros meses de vida. Sin embargo, la decisión última de amamantar al bebé es de la madre. Lactancia artificial Dar lactancia artificial puede ser debido a tres causas […]

La lactancia materna es el alimento ideal para el bebé durante los primeros meses de vida. Sin embargo, la decisión última de amamantar al bebé es de la madre.

Lactancia artificial

Dar lactancia artificial puede ser debido a tres causas principales:

  1. No puedo dar el pecho.

Hay mujeres a las que amamantar les resulta difícil. Algunas mamás llevan mal la dependencia extrema que se origina con el bebé con la lactancia materna exclusiva y buscan soluciones más prácticas desde su punto de vista.

Los bebés que toman biberón lo hacen cada tres horas, en cambio, los bebés alimentados con pecho no respetan esos horarios y piden mamar más a menudo. Ante este ritmo muchas personas opinan que la causa es que el niño pasa hambre y que la mamá no tiene leche suficiente. Esto no siempre es falso, pero sí la mayoría de veces. De hecho, en ocasiones el bebé no está ganando peso e incluso pierde y la madre tiene leche casi a rebosar, siendo entonces un problema de succión, de posición o de frenillo sublingual que dificulta la extracción de leche.

En otros casos, la producción de leche puede ser menor de la esperada y dificultar la alimentación del bebé. A esta situación se la llama hipogalactia o escasa producción de leche.

Las causas de hipogalactia son poco frecuentes y se pueden resumir en:

  • Estrés emocional muy importante: el estrés disminuye la prolactina, que es la hormona que produce la leche.
  • Hipotiroidismo no diagnosticado: la mujer al no saber que tiene una alteración de la tiroides produce menos leche. Una vez que se trata el problema, la producción de leche se normaliza.
  • Retención de placenta: cuando la placenta se expulsa es el pistoletazo de salida para que se empiece a producir leche. Si queda una parte de la placenta dentro del útero, no se producen los cambios hormonales necesarios para producir leche.
  • Agenesia del tejido mamario: se produce cuando el tejido mamario no madura suficientemente durante el embarazo. Es una afección rarísima.
  • Cirugía previa de la mama: normalmente depende del tipo de cirugía realizada.
  • Síndrome de Sheehan: es la necrosis de la hipófisis o parte de ella por falta de riego sanguíneo durante el parto, normalmente porque la mujer ha perdido mucha sangre. Al no producirse prolactina ni oxitocina, no puede crearse leche.
  • Deficiencia de prolactina: la mamá tiene una deficiencia congénita de esta hormona. Es una afección rarísima.

En muchos casos, el no poder dar el pecho como utópicamente se había pensado durante el embarazo, puede generar un sentimiento de culpa y decepción en la mujer.

  1. Contraindicación médica para dar el pecho.

Hay muy pocos casos en los que está contraindicado dar el pecho. Estos casos residuales pueden ser debidos a problemas del recién nacido o problemas maternos.

  • Enfermedades metabólicas: galactosemia, enfermedad de orina jarabe de acre (fenilcetonuria).
  • Problemas maternos: drogadicción y alcoholismo materno, quimioterapia oncológica, tratamientos o procedimientos radioactivos, SIDA, desnutrición grave materna, enfermedad psiquiátrica grave materna, TBC activa, cáncer de mama.
  1. Decisión de la mujer de no amamantar.

Cada mujer decide si quiere o no dar el pecho a su hijo. Al ser una decisión personal, debe ser respetada por todos. No se debe culpabilizar a la madre, ya que ser madre es mucho más que dar el pecho.

Hoy en día se comercializan leches para lactantes cuyo perfil nutricional se asemeja al de la leche materna, siendo muy bien toleradas por el bebé y con la seguridad de que crecerá sin problemas. Déjate aconsejar por tu pediatra sobre qué leche es más conveniente para el bebé.

¿PODRÉ CREAR UN VÍNCULO FUERTE CON MI BEBÉ SI NO DOY EL PECHO?

Por supuesto que sí. Dar el pecho es una forma magnífica de fortalecer la conexión entre la mamá y el bebé, pero no es la única.

A la hora de las comidas, cógelo en brazos cerca de ti y mírale a los ojos. Incluso puedes sujetarlo en la misma posición que lo harías para darle el pecho, con tu piel en contacto directo con la del bebé. Intenta cambiar la posición en cada toma: una toma en el brazo derecho y la siguiente en el izquierdo, imitando los cambios de postura del bebé alimentado a pecho.

La relación con el bebé no se basará únicamente en la capacidad para darle el pecho. La forma en la que respondes a sus necesidades, a su llanto, la frecuencia con la que lo tienes en brazos y juegas con él, y tu forma de ser como madre en general importan mucho más que la manera de alimentarlo.

 

LO QUE DEBES SABER
  • No poder dar el pecho puede generar un sentimiento de culpa y decepción en la mujer.
  • Dar o no dar el pecho a su hijo es una decisión personal de cada madre.
  • Hay casos en los que está contraindicado dar el pecho.
¿SABÍAS QUE…?

En el caso de querer que el bebé se alimente con leche materna, hay bancos de leche materna en España que la proporcionan. Para poder informarse, puedes consultar a la Liga de la Leche de España.

 

Dra. Esther Martínez García

Especialista en Pediatría

Médico consultor de Advance Medical

Leer más
¿Y si no puedo o no quiero dar el pecho?
5 ( 1 voto )
2018-11-15T17:59:45+00:003 noviembre, 2016|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE TECH S.A., como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

¿Y si no puedo o no quiero dar el pecho?
5 ( 1 voto )
Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar