Salud Familiar | Bebé | Nutrición |

Lactancia artificial

Publicado por

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp
Valora este artículo

La lactancia artificial o también llamada leche de fórmula es una alternativa cuando la alimentación al pecho no es posible o bien la madre decide libremente esta opción.

 

La leche artificial es una leche de vaca modificada que intenta asemejarse lo más posible a la leche materna. Es decir, se intentan añadir todos los nutrientes presentes en la leche materna, que no están en la leche de vaca, para que el niño pueda obtener efectos parecidos a los del lactante amamantado.

 

Actualmente todavía no se puede añadir a la leche de fórmula la función inmunológica (las defensas) que están presentes en la leche materna.

 

En el mercado hay tres tipos:

 

  • Fórmula de inicio: (leches que contienen el nombre comercial seguidas por “1“) se recomiendan hasta los 6 meses de edad.
  • Fórmula de continuación: (leches que contienen el nombre comercial seguidas por “2“) se recomiendan hasta los 18 meses.
  • Fórmula de “crecimiento”: (“3“) se recomiendan hasta los 3 años.

Todas las leches adaptadas para lactantes deben seguir una normativa obligatoria para poder comercializarse. No existen “leches de mala calidad”, todas son aceptables para alimentar al bebé pero cada casa comercial puede incluir algún componente diferente que represente un beneficio para el bebé. En la elección del tipo de leche déjese aconsejar por su pediatra.

Ventajas de la lactancia artificial

  • El niño tarda un poquito más en digerirla por lo que tiene mayor sensación de saciedad. Esto significa que los periodos entre tomas son más largos que con la leche materna.
  • Tenemos un control exacto de la cantidad de leche que el bebé toma.
  • Da más libertad de movimiento a la madre ya que puede salir de casa sin estar pendiente del horario y otra persona puede darle el biberón.
  • El padre (o el resto de la familia) puede tener mayor protagonismo en la alimentación del bebé.
  • El destete es más fácil, ya que hay que sustituir un biberón por la papilla que el Pediatra ha recomendado.
  • Es una alternativa excelente en los casos en los que está contraindicada la lactancia materna:
    • VIH
    • Alcoholismo o adicción a otras drogas por parte de la madre
    • Virus herpes en la zona de la mama
    • Trastornos psiquiátricos de la madre
    • Algún problema metabólico del bebé
    • Tuberculosis activa
    • Cáncer de mama
    • Toma de algunos fármacos: litio, antineoplásicos

 

 

Dra. Esther Martínez García

Especialista en Pediatría

Médico consultor de Advance Medical

 

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre