2 Min de lectura | Los niños pueden ser propensos a contraer una neumonía, y su tratamiento puede variar al de un adulto. Descubre todos los detalles en esta guía.

La neumonía es una infección del pulmón (coloquialmente se llama pulmonía) y puede estar causada por virus o bacterias. Es una infección frecuente en los niños.

Causas de neumonía

  • Virus: La causa principal de las neumonías en los niños menores de dos años son los virus: virus respiratorio sincitial, virus influenzae, adenovirus, rinovirus).
  • Bacterias: En los niños más mayores son frecuentes las neumonías bacterianas: neumococo, Haemophilus, influenzae y mycoplasma.
  • Otra causa menos frecuente de neumonía en nuestro medio es la producida por la tuberculosis.

Síntomas de neumonía

Los síntomas de la neumonía, durante los primeros días, pueden confundirse con un resfriado:

  • Tos
  • Malestar
  • Mucosidad.
  • Progresivamente, aparece fiebre alta, dolor en el costado o abdominal y la tos empeora mucho. En algunos casos, puede causar dificultad respiratoria.

Diagnóstico

La neumonía se diagnostica mediante la auscultación del pediatra y una radiografía de los pulmones. En algunos casos pueden ser necesarias analíticas de sangre para saber el tipo de germen que ha producido la neumonía.

Si se sospecha una tuberculosis se debe realizar la prueba de Mantoux (prueba cutánea llamada también tuberculina que consiste en inyectar en la piel una sustancia de la bacteria que produce la tuberculosis; si el niño padece tuberculosis la piel donde se ha hecho la prueba se inflamará)

Tratamiento

La mayoría de casos de neumonía se tratan en casa con antibióticos durante 7 o 10 días. Se recomienda ofrecer abundantes líquidos y dar medicinas para bajar la fiebre. No se recomiendan los medicamentos para la tos.

Como es muy difícil saber si una neumonía es vírica o bacteriana siempre se dan antibióticos para prevenir complicaciones.

Normalmente las neumonías curan sin problemas, La complicación de una neumonía es principalmente el derrame pleural: es la acumulación de líquido o pus en el espacio que existe en la pleura (membrana que recubre el pulmón). En esta situación el niño presenta peor estado general, dolor intenso en el tórax y la fiebre no baja con el tratamiento habitual.

Signos de alarma

  • Dificultad para respirar
  • Mal color: palidez o color azulado en la piel y mucosas del niño
  • Incapacidad de tomar el tratamiento antibiótico: rechazo absoluto, vómitos
  • Dificultad para la alimentación
  • Persistencia de fiebre alta a las 48 horas de haber empezado el tratamiento antibiótico

 

Recuerda proteger a tu familia con el Seguro de Salud MAPFRE para estar protegidos antes de que aparezca alguna enfermedad como el colon irritable que requiera  diagnóstico, pruebas y tratamiento.

CALCULA TU PRECIO

 

Dra. Esther Martínez García
Especialista en Pediatría
Médico consultor de Advance Medical