1 Min Es una afección que se diagnostica en la infancia y que se caracteriza por un nivel intelectual por debajo de lo que se considera normal y se acompaña de una falta de habilidades necesarias para la vida diaria.

Resumen del contenido

 

Existen muchos grados de gravedad en función de la afectación del niño. En las pruebas de inteligencia se define retraso mental cuando la puntuación es inferior a 70.

Causa

El retraso mental afecta alrededor de un1-3% de la población y existen múltiples causas. En la mayoría de casos no se diagnostica nada más allá del retraso.

Citamos aquí algunas de las múltiples causas de retraso mental:

  • Infecciones perinatales (citomegalovirus congénitos, rubeola congénita, toxoplasmosis congénita, listeriosis)
  • Anomalías cromosómicas (síndrome de Down, síndrome de Prader Willi)
  • Trastornos metabólicos y anomalías genéticas (síndrome de Rett, galactosemia, síndrome de Hunter, esclerosis tuberosa)
  • Desnutrición grave
  • Tóxicos (plomo o mercurio)
  • Consumo de tóxicos durante el embarazo (alcohol, cocaína)
  • Traumatismo perinatal con falta de oxígeno.

Síntomas

Se puede sospechar retraso mental por la presencia de una enfermedad o síndrome que lo acompañe o bien, si no hay causa aparente, por el retraso en las adquisiciones del niño: retraso importante en las habilidades motrices o en el lenguaje. Si es un retraso leve puede pasar desapercibido hasta la edad escolar.

En algunos niños la inmadurez y la persistencia de un comportamiento infantil y la disminución de la capacidad de aprendizaje pueden hacer sospechar del retraso mental.

Tratamiento

La atención de estos niños debe ir encaminada a desarrollar al máximo su potencial intelectual y personal. Se ven beneficiados por la estimulación temprana y la adaptación de las materias escolares en función de su capacidad.

 

Dra. Esther Martínez García

Especialista en Pediatría

Médico consultor de Advance Medical