2 Min de lectura | El tétanos es una enfermedad grave del sistema nervioso, potencialmente mortal debida a la bacteria Clostridium tetani.

Resumen del contenido

El tétanos es una enfermedad poco frecuente dado que en el calendario vacunal se incluye la vacunación antitetánica. El tétanos es completamente prevenible con la vacuna que brinda una protección de 10 años.

Causas

Las esporas de la bacteria Clostridium tetani viven en el suelo. En su forma de espora, la C. tetani puede permanecer inactiva en el suelo, pero puede seguir siendo infecciosa por más de 40 años.

La infección se inicia cuando las esporas penetran en el organismo a través de una herida. Las esporas liberan bacterias vivas que se diseminan y producen una toxina llamada tetanospasmina. Esta sustancia bloquea las señales nerviosas desde la médula espinal a los músculos, causando espasmos musculares. Los espasmos pueden ser tan fuertes que pueden llegar a causar desgarros musculares o fracturas de la columna.

El tiempo de incubación es de entre los 5 días a 15 semanas.

Síntomas

El tétanos empieza con espasmos leves en los músculos de la mandíbula (trismo). Los espasmos también pueden afectar otros músculos: el tórax, el cuello, la espalda y los abdominales. Los espasmos musculares de la espalda causan un arqueamiento que se llama opistótonos.

Algunas veces, los espasmos afectan músculos que ayudan con la respiración, lo cual puede llevar a problemas respiratorios. La acción muscular prolongada causa contracciones súbitas, fuertes y dolorosas de grupos musculares; a esto se le llama tetania.

Pueden aparecer otros síntomas como el babeo, la sudoración excesiva, la irritabilidad, la fiebre o la incapacidad para deglutir. Puede afectar también a recién nacidos, que se contagian en el momento del parto: tétanos neonatal.

Tratamiento

El tratamiento debe instaurarse lo antes posible con antibióticos endovenosos. Se recomienda reposo en la cama, relajantes musculares como el diazepam, sedantes y soporte respiratorio si es necesario. También es importante limpiar quirúrgicamente la herida para eliminar la fuente de la toxina (desbridar).

Sin tratamiento 1 de cada 3 personas moriría.

 

 

Dra. Esther Martínez García

Especialista en Pediatría

Médico consultor de Advance Medical