2 Min de lectura | Metanol El metanol es un tipo de alcohol no apto para beberse utilizado en la industria y en productos como los limpiaparabrisas, anticongelante, laca, barniz, aditivos para combustibles o disolventes industriales. Los síntomas aparecen minutos después de la ingestión y […]

Resumen del contenido

Metanol

El metanol es un tipo de alcohol no apto para beberse utilizado en la industria y en productos como los limpiaparabrisas, anticongelante, laca, barniz, aditivos para combustibles o disolventes industriales.


Los síntomas aparecen minutos después de la ingestión y lo más frecuente es la somnolencia, síntomas de borrachera, náuseas y vómitos. A partir de las 24 horas pueden empezar a manifestarse los síntomas más graves: acidosis y alteraciones visuales (visión borrosa y reducción del campo visual). Las pupilas se dilatan y no reaccionan a la luz.

Etilenglicol

El etilenglicol es un químico inodoro, incoloro y con sabor dulce que se encuentra en muchos productos domésticos: productos anticongelantes, descongeladores, detergentes, pinturas y cosméticos.


El primer síntoma de la ingestión de etilenglicol es similar a la sensación causada por el consumo de alcohol. A las pocas horas, aparecen más efectos tóxicos. Los síntomas pueden comprender náuseas, vómitos, convulsiones, estupor e incluso coma.


Una sobredosis de etilenglicol puede causar daño al cerebro, los pulmones, el hígado y los riñones. La intoxicación causa acidosis metabólica. Estas alteraciones pueden ser tan graves que causen un shock profundo y la muerte.

Tratamiento

En el tratamiento los métodos de lavado gástrico o de carbón activado para disminuir la absorción no son eficaces ya que el metanol y el etilenglicol se absorben muy rápido.


El etanol es el antídoto para ambos. También se puede utilizar el fomepizol. En los casos más graves se puede utilizar la hemodiálisis.



Dra. Esther Martínez García

Especialista en Pediatría

Médico consultor de Advance Medical