2 Min de lectura | Los niños comen la cantidad necesaria para cubrir sus necesidades de crecimiento y energía. Pero entre el primer año de edad y los 5 años es normal que pierdan un poco el apetito. No obstante, mientras tenga un buen nivel de energía y esté creciendo con normalidad, lo más probable es que la pérdida de apetito sea un proceso natural. 

¿Por qué mi hijo no tiene hambre?

El crecimiento entre los 1 y 5 años es más lento y necesitan menos calorías y al parecer tienen menos apetito (esto se llama «anorexia fisiológica»). La cantidad que un niño decide comer es controlada por el centro del apetito localizado en su cerebro. Muchos padres tratan de obligar a su hijo a comer más de lo que necesita, porque temen que la falta de apetito del niño pueda afectar a su salud o causar una deficiencia nutricional.

Si el pediatra que controla al niño no observa ningún problema en el desarrollo del niño no hay que forzarlo a comer ya que podría producir sentimientos negativos hacia la comida.

¿Qué pueden hacer los padres?

Dejar que el niño decida cuánto va a comer a la hora de la comida. Casi todos los niños comen una cantidad suficiente. Si el niño tiene hambre, comerá. Si no es así, tendrá hambre a la siguiente comida.

  • Realizar 5 comidas al día pero con moderación en los tentempiés de media mañana y media tarde.
  • No picar entre horas para evitar que el niño se sacie y luego no tenga hambre. Hay que asegurarse de que el niño llegue a la hora de la comida con el estómago vacío.
  • El niño debe comer solo y se ha de fomentar su autonomía.
  • Hacer la hora de la comida agradable y que el niño participe en la elaboración de los platos.
  • Evite que la conversación en la mesa se centre exclusivamente sobre la comida.
  • No prolongar la hora de la comida: dar un tiempo razonable para comer.
  • Tomar demasiada leche puede llenar a los niños y disminuir su apetito. Limite la cantidad de leche a 500 ml al día ya que la leche contiene tantas calorías como la mayoría de los alimentos sólidos.

¿Cuándo acudir al Pediatra?

  • Nuestro hijo no gana peso o está bajando.
  • Tiene algunos síntomas asociados con enfermedad y tiene mal aspecto (por ejemplo, diarrea o fiebre).
  • Rechaza sistemáticamente algún alimento en concreto.

 

Recuerda que en MAPFRE cuidamos tu bienestar y el de los tuyos, por eso te ofrecemos un Seguro de Salud con las mejores coberturas para que siempre estés protegido ante cualquier patología o enfermedad.

CALCULA TU PRECIO

 

Dra. Esther Martínez García
Especialista en Pediatría
Médico consultor de Advance Medical