5 Min de lectura | La encía es un tejido fundamental para la dentadura, forma parte del periodonto juntamente con los ligamentos periodontales, cemento y hueso alveolar. La misión del periodonto es preservar y mantener los dientes en la mandíbula y el maxilar superior.

Cómo es una encía retraída

Una encía sana tiene un aspecto puntuado como la piel de una naranja y tiene un color rosado brillante que recubre los maxilares y se ajusta a las bases de las coronas de los dientes, que son la parte visible de estos y que están cubiertas por esmalte, tejido altamente resistente que le confiere ese color blanco al diente.

La encía cuando se retrae deja expuesto el cuello del diente dándole un aspecto más largo. El cuello de la pieza dental con la retracción pierde la protección de la encía y carece de esmalte como la corona y por este motivo la ingesta de alimentos ácidos, dulces, fríos o calientes puede generar sensibilidad por estimulación de las terminaciones presentes en el tejido dental. Las caries del cuello dental son consecuencia de la pérdida de esta protección.

Si persiste la causa por la cual se ha producido la recesión de la encía esta continuará progresando y habrá una afectación del resto del tejido periodontal comprometiendo la estabilidad del diente y el diente empezará a moverse y finalmente puede caer.

Consecuencias

La recesión de la encía tendrá las siguientes consecuencias que ya hemos mencionado:

  • Exposición del cuello dental provocando sensibilidad dental.
  • Aparición de caries en cuello dental.
  • Aparición de movilidad dental y posible pérdida del diente.
  • Problema estético.

Cómo y a quiénes afecta

La recesión de las encías se puede producir a cualquier edad. Puede ocurrir incluso en personas que tienen una buena higiene dental. La recesión de la encía puede ser localizada o bien afectar a toda la arcada dental. Podríamos agrupar las causas en:

  • Causas traumáticas que afectarán allí donde se ha producido el trauma.
  • Cepillado dental agresivo, fuerte o incorrecto puede causar recesión de las encías.
  • Los piercing de labios o lengua por trauma o por fricción provocan irritación e inflamación de la encía generando retracción.
  • Bruxismo es el apretar o rechinar los dientes y puede generar daños en la estructura del diente por las cargas sufridas con pérdida de tejido duro a nivel del cuello del diente y generalmente va acompañada de una retracción de las encías.
  • Prótesis fija, corona o puente que invada el surco gingival, espacio de unos 2 milímetros libre de adhesión entre la encía y el diente. Si este es ocupado por una prótesis provoca la inflamación de la encía y causa retracción.

Causas

Popularmente llamada piorrea, la gingivitis es el proceso inflamatorio del periodonto en una fase inicial. Cuando no se trata y se no se controla la gingivitis recibe el nombre de periodontitis. Los síntomas principales son inflamación de la encía, que también pierde el color anaranjado para adquirir un tono rojizo, sangrado de la encía y en casos avanzados recesión gingival y pérdida de hueso alveolar con movilidad dental como consecuencia.

  • Genética: algunas personas son más susceptibles de sufrir periodontitis y formas más graves que la población general. El 70-80% de la población sufrirá periodontitis a lo largo de su vida en alguna de sus formas. En diversos estudios se cifra en un 30% la población, que puede estar predispuesta a la periodontitis sin importar la higiene dental.
  • Mala higiene dental: no cepillarse los dientes correctamente después de cada comida facilita la aparición de sarro que produce la inflamación de las encías.
  • Cambios hormonales: facilitan el crecimiento bacteriano en diferentes periodos de la vida de la mujer como la pubertad, el embarazo y la menopausia, que pueden hacer que las encías sean más sensibles y vulnerables a la recesión, especialmente durante el embarazo.
  • Tabaco: las personas que fuman son más propensas a desarrollar periodontitis por los productos que contienen los cigarrillos. Su acción sobre la encía puede promover la recesión de las encías. La nicotina también tiene una acción vasoconstrictora que perjudica a la encía. En este caso puede no haber sangrado gingival por ese efecto vasoconstrictor.
  • Malposiciones dentarias dificultan la higiene dental y facilitan la acumulación de placa dental, lo que podría conducir a la periodontitis.

Recesión de las encías: encías inflamadas

Cómo prevenir la recesión gingival

  • Evitar traumas, tabaco…
  • Placa de descarga en los bruxistas.
  • Es fundamental una buena higiene dental, con cepillos suaves y una buena técnica. Si se usa cepillo eléctrico no se debe aplicar gran presión. La utilización de hilo dental o cepillos interdentales ayuda a mejorar la higiene en casos de mal posiciones, diastemas (espacios entre piezas dentales) donde se pueden acumular restos alimenticios. También se pueden recomendar colutorios.
  • Es conveniente realizar una higiene anual donde se elimina el sarro dental en consulta.

Cómo evitar la progresión de la recisión

En pacientes con periodontitis, el control de la enfermedad es fundamental, para eliminar el sarro y evitar la inflamación de la encía por acúmulo de restos alimenticios.

  • El tratamiento se basa en las medidas anteriormente mencionadas, con higienes dentales en consulta cuya frecuencia dependerá de la estabilidad de la enfermedad.
  • Raspado, alisado y curetajes donde se elimina el sarro adherido al diente, tejido inflamatorio, restos alimenticios… facilitan la unión de la encía de nuevo con el diente.

Tratamiento definitivo de la recesión

Este tratamiento es quirúrgico con la aplicación de tejidos sobre la recesión cubriéndolos con el fin de proteger el cuello y raíces dentales.

Hay diferentes técnicas quirúrgicas: autoinjertos pediculados, autoinjertos de mucosa palatina o de las mejillas (mucosa yugal) y técnicas basadas en la regeneración tisular.

Con el Seguro Dental de MAPFRE, podrás disfrutar de las mejores garantías y coberturas para tu bienestar y el de los tuyos, con una asistencia 24 horas y un extenso catálogo de servicios.

CALCULA TU PRECIO

Lo que debes saber…

    • La encía cuando se retrae deja expuesto el cuello del diente dándole un aspecto más largo.
    • Es fundamental una buena higiene dental, con cepillos suaves y una buena técnica.
    • En pacientes con periodontitis, el control de la enfermedad es básico, para eliminar el sarro y evitar la inflamación de la encía por acúmulo de restos alimenticios.

 

 

Dr. Xavier Vidal

Especialista en Odontología de Teladoc Health