Salud Familiar | Salud Dental | Enfermedades bucodentales |

Traumatismos

Publicado por

Traumatismos
5 ( 1 voto )

Los traumatismos bucales pueden producir lesiones en los dientes, los tejidos de sostén o periodonto, los labios, la mucosa oral, los huesos maxilares y huesos mandibulares.

 

Los traumatismos bucales son en odontopediatria el segundo motivo de consulta tras la caries y es uno de los pocos motivos que pueden constituir una emergencia odontológica. Entre un 5% y un 15% de los niños llegan a sufrirlos. El intervalo de edad con una mayor incidencia de traumatismos es entre los 8 y 10 años.

 

Las causas más frecuentes de traumatismos bucales son las caídas, accidentes laborales, accidentes de tráfico y los traumatismos que se producen durante la práctica de deportes. Los periodos del año donde se producen más traumatismos dentarios son el verano y la primavera.

 

Las lesiones más frecuentes que se suelen acaecer como consecuencia de estos accidentes en dentición temporal son las luxaciones. Mientras que en la dentición permanente son más frecuentes las fracturas dentarias.

 

Los incisivos centrales superiores, los incisivos laterales superiores y los incisivos en los inferiores son las piezas con mayor prevalencia en que recaen estas lesiones.

 

Existen factores predisponentes que pueden contribuir a que se produzcan lesiones dentarias cuando se producen traumatismos. Estos factores son el resalte de los incisivos superiores, la protrusión dental de incisivos superiores e inferiores, sobremordida (los incisivos superiores cubren los incisivos inferiores) y protrusión del hueso maxilar superior.

 

En función de las estructuras lesionadas y del lugar donde asienta la lesión, podemos clasificar los traumatismos bucales en:

Lesiones de los tejidos dentinarios

Fracturas coronarias son las más frecuentes en la dentición permanente. Se produce por la aplicación directa de la fuerza de forma frontal sobre la corona o parte visible del diente.

 

No complicadas es decir, en ningún caso se produce la afectación del tejido pulpar.

 

Fracturas coronarias del esmalte sin afectación de la dentina, por tanto, se afecta el tejido más superficial del diente. Son fracturas mínimas en espesor y tienen muy buen pronóstico.

 

Fracturas coronarias del esmalte y la dentina; estas fracturas son más profundas y su tratamiento será más complejo.

 

Complicadas afectan al tejido pulpar del diente.

 

Fracturas coronarias del esmalte, de la dentina y de la pulpa del diente. Su tratamiento dependerá del grado de exposición de la pulpa. También dependerá del tipo de dentición, temporal o permanente. En caso de ser permanente habrá que tener en cuenta el grado de la maduración de la raíz dentaria.

 

Fracturas corono-radiculares los tejidos afectados serán el esmalte, dentina, cemento, periodonto y en la mayoría de ocasiones, la pulpa. Aparece el dolor, siendo una característica que el dolor aparece en la masticación.

 

Fracturas radiculares se afectan el periodonto, el cemento, la dentina y la pulpa.

 

Fracturas radiculares horizontales mecanismo de producción más frecuente es por la acción de un traumatismo horizontal sobre la corona. Clínicamente produce dolor a la presión sobre la corona dentaria debido a la inflamación en el tejido de sostén o periodonto, alrededor de la raíz fracturada.

 

Fracturas radiculares verticales describen la línea de fractura. Las causas más frecuentes son la masticación de un alimento duro, durante el tratamiento de conductos radiculares o endodoncia y durante la colocación de postes en los conductos radiculares. Son difíciles de diagnosticar radiológicamente y su pronóstico es muy malo.

Lesiones de los tejidos de sostén

Subluxaciones se produce una lesión mínima del ligamento periodontal y del tejido vasculo-nervioso que nutre e inerva el diente por un trauma dental moderado. Clínicamente se observa un ligero movimiento del diente por la lesión del ligamento periodontal. Tienen buen pronóstico, en general.

 

Luxaciones hay un desplazamiento de la pieza dental.

 

Luxación extrusiva se produce un desplazamiento del diente hacia fuera del lecho alveolar dental, donde se aloja la raíz dentaria. Hay lesión del periodonto y del tejido vasculo-nervioso.

 

Luxación lateral se produce un trauma horizontal que desplaza la corona hacia el interior de la boca y la raíz dentaria es desplazada hacia fuera. Además de la lesión del periodonto, del tejido vasculo-nervioso, hay con frecuencia lesión en el hueso alveolar.

 

Luxación intrusiva se produce un trauma, que desplaza el diente hacia el interior del hueso alveolar. La fuerza del trauma es aplicada en la misma a dirección del eje longitudinal o axial del diente.

 

Avulsión es la salida completa del diente de su lecho óseo donde se aloja, caída del diente traumática por aplicación de una fuerza perpendicular al eje longitudinal del diente. Es más frecuente en dientes que están en proceso de maduración o formación de la raíz. Constituye una emergencia odontológica. Los tejidos lesionados son la inserción gingival o de la encía, el ligamento periodontal, el tejido vasculo-nervioso y en ocasiones el hueso alveolar.

 
 

Dr. Xavier Vidal Ramón

Licenciado en Medicina y Licenciado en Odontología

Médico consultor de Advance Medical

 

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp

Artículos relacionados

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

TE RECOMENDAMOSx