///¿Los países más felices del mundo? Los nórdicos

¿Los países más felices del mundo? Los nórdicos

5 minutos | Los países nórdicos nos tienen acostumbrados a encabezar la mayoría de los rankings mundiales relacionados con la calidad. Suelen ser modelos de referencia en ámbitos como la seguridad, la igualdad, la libertad, el desarrollo… y también la felicidad.

Conozcamos cuales son los países nórdicos más felices del mundo. Según el reciente informe World Happiness Report 2018, el país más feliz del mundo sería Finlandia, seguido de Noruega, Dinamarca e Islandia. Desde el punto de vista químico, la felicidad tiene que ver con endorfinas, serotonina y dopamina. Pero ¿qué activa estas hormonas desde el entorno?

¿Cómo medir la felicidad?

La felicidad es un concepto amplio y poliédrico, con diversas implicaciones individuales. Todos sabemos qué significa ser feliz, aunque representa cosas diferentes para cada uno de nosotros. ¿Cómo medir entonces la felicidad? Podemos atender básicamente a dos tipos de criterios:

  • Criterios objetivos: Sería la ponderación de variables como renta per cápita, indicadores de salud o educación, los derechos civiles, los índices de criminalidad o corrupción…
  • Criterios subjetivos, es decir, cómo califican las personas sus vidas o con qué frecuencia aparecen sentimientos positivos por encima de los negativos.
    Ya que los criterios objetivos tienen que ver con decisiones políticas y gubernamentales de cada país en los que tenemos poco margen de intervención. Veamos algunas propuestas y formas de vida que vienen del norte para aumentar los criterios subjetivos de la felicidad.

LAGOM

dos chicas con bicicletas sonriendo felicesLagom es una palabra de origen sueco de difícil traducción que significa algo así como el punto medio de las cosas, “lo suficiente”, “en su justa medida”, “ni mucho ni poco”, es decir, es un concepto que tiene que ver con el equilibrio, como opción elegida ante los excesos. Para los suecos la felicidad no está en tener un prestigioso trabajo, ni una mansión ni un coche de alta gama, sino en apreciar la sencillez, aprendiendo a disfrutar de lo básico y valorando lo que se tiene.

La belleza de lo justo. El término lagom viene de “laget om” o “entorno al equipo”, expresión que utilizaban los antiguos vikingos cuando se juntaban para embriagarse. Si cada uno tomaba su parte con moderación, alcanzaba para todos, y el gozo era común.

Esta filosofía de moderación se aplica a todos los aspectos de la vida: llevar una vida ecológica (utilizando los recursos necesarios como el agua o la luz), comprar lo necesario (no malgastar en cosas superfluas), buscar el equilibrio entre el ocio y el trabajo (no centrarse de forma exclusiva ni a uno ni a otro), alimentación balanceada (armonizando salud y placer, siempre desde la moderación), o incluso en decoración (buscando lo minimalista y lo funcional, sin excesos).

HYGGE

Este término de origen danés tiene relación con el lagom ya que también define experiencias equilibradas y armoniosas que generan bienestar. Sin embargo, el término hygge hace hincapié en el aspecto relacional y, de hecho, puede definirse como “interacción social de alta calidad”. Sería la felicidad de la compañía, sentirse querido y dar amor en un entorno agradable y confortable, disfrutando el momento presente. Algunos ejemplos de hygge serían una sesión de juegos de mesa en familia o degustar una buena una comida con amigos en un ambiente relajado. Se degusta mejor en “petit comité” ya que es más fácil potenciar la proximidad y confianza y no abrir varias conversaciones paralelas.
Normalmente las actividades hygge son sencillas y suelen tener que ver con cosas que nuestros antepasados también reconocerían como agradables. El contrario de hygge es “uhyggeling” y se refiere a todo lo que no invita a la comodidad, por ejemplo, una película de miedo o de violencia, o el uso de móviles o videojuegos, generadores de activación. Conversaciones que rompen la armonía también son uhyggeling, por ejemplo, temas relacionados con política o trabajo o estresores varios.

FIKKA

Este concepto vendría a ser el equivalente del hygge pero referido al trabajo. Busca generar confort laboral a través de la socialización entre compañeros, haciendo pausas para café, por ejemplo. Los daneses añaden también platos caseros o dulces. Al revés que en nuestro país, donde la relación entre compañeros suele hacerse al finalizar la jornada, y fuera del entorno laboral (los justamente llamados after-works).

FRILUFTSLIV

Es un término conocido en los países nórdicos, particularmente en Noruega y Suecia, para referirse a la “vida al aire libre”. Para estos países es muy importante el contacto mujer en el campo con un sombrero en la cabeza soriendo felizcon la naturaleza para el bienestar físico y mental y se entiende como una manera de fomentar la alegría y paz interior. Curiosamente, y a pesar de las bajas temperaturas de los inviernos de los países nórdicos, este contacto con la naturaleza se establece durante todo el año, ya que como dice el refrán sueco “no hay clima malo, sino ropa inadecuada”.
El concepto allmansrätten (en finés: Jokamiehenoikeus) está estrechamente vinculado con el friluftsliv. Es un derecho público en países nórdicos como Noruega, Finlandia, Suecia y Suiza que permite a las personas transitar libremente e incluso pernoctar de forma temporal, en terrenos abiertos de propiedad privada siempre que haya respeto al medio ambiente y a quien también esté presente.

Pero… ¿cómo?

La felicidad es un estado espontáneo, surge de forma natural en el ser humano cuando se crean las condiciones adecuadas. Una persona no se puede forzar a sentir sensaciones positivas, de hecho, puede tener un efecto paradójico: la consigna “¡sé positivo!” acostumbra a generar lo contrario, es decir, más negatividad. Sin embargo, sí se pueden cambiar los elementos necesarios del entorno o la forma de entender el entorno para poder alcanzar este estado de felicidad. Las personas somos plásticas, todos tenemos la capacidad de cambio. Los conceptos nórdicos presentados más arriba pueden ser un activador para el cambio. Empieza por preguntarte algunas cuestiones genéricas:

  • ¿Qué significa para ti ser feliz?
  • ¿Eres una persona de extremos? ¿Te ayuda?
  • ¿Qué puedes hacer-pensar-sentir de forma diferente a fecha de hoy que te haría ser más feliz?
  • ¿Cuáles son tus necesidades? ¿Son realistas? ¿Te condicionan?
  • ¿Tienes temas pendientes de resolver que arrastras del pasado?
  • ¿Se te ocurre algún modelo de felicidad externo? ¿Quién lo representa? ¿Te motiva o te limita?

 

LO QUE DEBES SABER…

  • Los países nórdicos encabezan muchos ránkings y el de la felicidad es uno de ellos.
  • Conceptos como Lagom o Hygge llegan a nosotros en forma de filosofías de la felicidad de las que podemos sacar buenas recetas.
  • Uno no se puede forzar a sentir sensaciones positivas, pero sí se pueden cambiar los elementos necesarios del entorno o la forma de entenderlo para poder alcanzar este estado de felicidad.

 

Cristina Agud

Especialista en Psicología Clínica

Psicóloga consultora de Advance Medical

2020-07-30T10:53:22+02:0023 julio, 2018|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.