Enfermedades | Cardiovasculares |

Hipotensión

Publicado por

Valora este artículo

LO QUE DEBES SABER…

 

  • Se habla de hipotensión cuando la presión máxima y mínima se sitúan por debajo de los valores normales (entre 90 y 120 y entre 60 y 80, respectivamente).
  • Tener la tensión habitualmente baja no es perjudicial. Al revés, es dañino presentar la tensión arterial elevada.
  • Normalmente no necesita tratamiento.

Causas

La hipotensión puede formar parte del conjunto de signos y síntomas de varios numerosos tipos de enfermedades. Entre las numerosas causas de hipotensión arterial se incluyen:
 

  • Pérdida de volumen sanguíneo y fluidos corporales: deshidratación, hemorragias, gastroenteritis, etc.
  • Enfermedades cardiacas (arritmias, enfermedades del miocardio), enfermedades neurológicas, fármacos (diuréticos, analgésicos), enfermedades endocrinas (enfermedad de Addison), alcohol, drogas, infecciones graves (pancreatitis, shock séptico), etc.
¿Y LA HIPOTENSIÓN POSTURAL?

 
La hipotensión puede aparecer de forma aislada y en relación con los cambios posturales. Esta forma benigna y frecuente es la denominada  hipotensión ortostática o postural. Se define como la caída de la presión arterial sistólica entre 10 y 20 mmHg al pasar de la postura de tumbado a estar de pie de forma brusca en un corto espacio de tiempo (un minuto). Ésta se debe a que los mecanismos fisiológicos que mantienen la tensión arterial no actúan de forma adecuada, por lo que se produce una bajada de presión arterial que no se recupera al ponernos de pie produciendo generalmente sensación de mareo y de inestabilidad. Puede afectar a cualquier edad pero suele aumentar en personas mayores.
 

Consecuencias

El hecho de tener “la tensión habitualmente baja”, que sucede en un grupo importante de la población, no tiene ninguna consecuencia, es más, lo dañino y perjudicial es presentar la presión arterial elevada.

 

Los atletas, las personas que practican ejercicio con regularidad, las personas con un peso adecuado y los no fumadores suelen tener una presión sanguínea más baja que el resto.

 

Enfermedades por aparatos-cardiovascular-hipotensionEn cuanto a la hipotensión ortostática o postural no tiene ninguna repercusión, excepto, que debido a la sensación de inestabilidad que provoca, es frecuente que, especialmente en los ancianos aumente la frecuencia de caídas con las implicaciones y consecuencias que pueden darse en personas de edad avanzada.

 

La hipotensión secundaria a enfermedades graves tiene importantes consecuencias debido a que no se produce un aporte suficiente de flujo sanguíneo a determinados órganos que son muy sensibles a la disminución de presión arterial como es el riñón o el cerebro.

Síntomas

Generalmente los principales síntomas de la hipotensión son la sensación de mareo o desvanecimientos. El rápido descenso de la presión arterial puede ocasionar la pérdida de conocimiento (síncopes).

 

En la hipotensión secundaria aparecerán los síntomas además de la enfermedad que esté provocando la hipotensión.

Diagnóstico

En caso de hipotensión postural el diagnóstico es clínico, es decir, a través de la aparición de los síntomas típicos al levantarse o con ciertos movimientos o cambios posturales.

 

En el caso de la hipotensión secundaria a determinadas enfermedades el diagnóstico se basa en la medición de la presión arterial constatándose las cifras anormalmente bajas.

Tratamiento y prevención

La hipotensión normalmente no necesita tratamiento, aunque en ocasiones sí que requiere de asistencia médica, dependiendo de los síntomas.

 

En la hipotensión arterial secundaria a otras enfermedades, el tratamiento es el de la enfermedad de base.

 

Si se trata de una hipotensión ortostática provocada por el suministro de fármacos, es aconsejable revisar todos los medicamentos que toma el paciente y retirar aquellos que le puedan estar causando una disminución excesiva de la tensión arterial.

 

En situaciones en las que se prevé una pérdida de líquidos importantes, es decir, una deshidratación por ejercicio físico intenso, gastroenteritis, fiebre alta, etc., la prevención se basa en tomar abundantes líquidos para evitar la disminución de la presión arterial.

 

En los casos de hipotensión ortostática postural se aconseja levantarse pausadamente y nunca bruscamente tanto de la cama como de cualquier asiento. Es importante una adecuada ingesta hídrica.

 

TEMAS RELACIONADOS:

Enfermedades cardiovasculares

Pruebas cardiológicas

 
 

Dra. Eva Ormaechea Alegre

Especialista en Medicina Intensiva

Médico consultor de Advance Medical
 

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

TE RECOMENDAMOSx