4 Min de lectura | Se trata de una enfermedad que produce pérdida de audición, entre otros síntomas. Aunque las causas no están claras y no existe forma de prevenir su aparición, lo bueno es que existen varios tipos de tratamiento.

La otosclerosis es una enfermedad que produce la fijación de la cadena de huesecillos del oído (habitualmente el estribo) y una pérdida de audición por falta de transmisión. En los casos más avanzados puede afectar incluso al oído interno.

¿Cómo se manifiesta?

  • Pérdida de audición (hipoacusia) unilateral o bilateral a partir de los 20 años de edad, de inicio progresivo y durante años. Es típico que los pacientes refieran mayor afectación de la pérdida auditiva en los tonos más graves.
  • Acúfenos en uno o en ambos oídos de baja intensidad y que se relacionen con una afectación asociada del oído interno. En los casos más avanzados puede asociarse una pérdida de audición propiamente del nervio auditivo o neurosensorial.
  • Alteraciones del equilibrio resultando muy variables entre los pacientes y pudiendo condicionar la decisión terapéutica.

¿Por qué se produce?

Actualmente la causa es desconocida, aunque se ha relacionado con una predisposición genética, características hormonales y factores inmunológicos.

  • Genética: se ha demostrado que el 60% de los pacientes tienen historia familiar de la patología y actualmente se han planteado varios marcadores genéticos.
  • Hormonas: afecta principalmente a mujeres de raza caucásica en la tercera-cuarta década de la vida y puede empeorar durante el embarazo o la lactancia, así como durante tratamientos hormonales (anticonceptivos orales). El nivel de estrógenos y el metabolismo de la hormona paratiroidea son las principales causas relacionadas
  • Factores inmunológicos: se han documentado posibles causas autoinmunes, alteraciones bioquímicas del funcionamiento del Flúor y contagios previos de Paramixovirus (Sarampión) y Mixovirus.

¿Cómo se diagnóstica?

El diagnóstico se realiza mediante la sospecha clínica y la exploración en la consulta. Las pruebas más habituales son:

  • La acumetría y la audiometría (la pérdida de audición).
  • La impedanciometría
  • El estudio del reflejo estapedial,
  • Pruebas de imagen de alta resolución mediante TC de hueso temporal.

Existen otras patologías que deben descartarse durante el estudio de la Otosclerosis como es el caso de la Enfermedad de Paget, Osteogénesis Imperfecta, Displasia Fibrosa, Sífilis, y Síndrome de Crouzon.

Tratamiento médico

Se realiza mediante el uso de Fluoruro de Sodio, Gucocorticoides y/o Bifosfonatos. La eficacia es variable dependiendo del paciente y los efectos secundarios pueden ser frecuentes. Actualmente no se recomiendan abiertamente y su uso es controvertido.

Tratamiento audioprotésico

Se indica en aquellos pacientes no candidatos al procedimiento quirúrgico y precisan de una evaluación audiológica secundaria y precisa para orientar la prótesis auditiva más recomendable según la pérdida auditiva y los requerimientos del paciente.

Otosclerosis: hombre mayor con unos aparatos para la medición de audición y un diagrama

Tratamiento quirúrgico

Comprende dos técnicas: la estapedectomía o la estapedotomía con colocación de prótesis. En ocasiones, dicha prótesis requiere de un injerto para optimizar la estabilización y según la decisión del cirujano se obtendrá del trago -pequeño cartílago situado delante del conducto auditivo externo- o de una vena del brazo o la mano.

La anestesia empleada durante la intervención puede ser local, local asociada a una sedación o general.

La cirugía supone una mejora en más del 95% de los pacientes intervenidos y un ingreso de tipo ambulatorio en la mayor parte de los casos.

¿Qué ocurre tras la cirugía?

Después de la cirugía se recomienda:

  • Reposo de unos 10-20 días,
  • Evitar la entrada de agua en el oído intervenido,
  • Evitar los vuelos en avión y cambios de presión durante al menos 30 días
  • Consultar con el especialista de referencia si existe la sospecha de complicación.

Las complicaciones no son frecuentes y en ocasiones puede llegar a prolongarse el ingreso si se presentan molestias por dolor o inestabilidad para optimizar las condiciones del alta.

Actualmente en aquellos casos de otosclerosis bilateral avanzada que no se benefician de ninguna otra opción terapéutica y en los cuales los resultados de éxito son inciertos puede estar indicada la cirugía del Implante Coclear si cumplen con unas características específicas siendo imprescindible una adecuada valoración previa a la intervención.

 

Lo que debes saber…

  • La otosclerosis se presenta como una pérdida de audición (hipoacusia) uni o bilateral a partir de los 20 años de edad, de inicio progresivo y durante años.
  • En el caso del planteamiento terapéutico de la otosclerosis existen tres formas de tratamiento: médico, protésico y quirúrgico.
  • La cirugía supone una mejora en más del 95% de los pacientes intervenidos y un ingreso de tipo ambulatorio en la mayor parte de los casos.

 

Dra. Jennifer Knäpper

Especialista en Otorrinolaringología consultora de Teladoc Health