Nutrición | Alimentos de la A a la Z |

El alimento del mes, el Muesli, más que un cereal

Publicado por

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp
Valora este artículo

El muesli es un producto ideado por el médico suizo Bicher-Benner a principios del siglo XX. Con los años, es cierto que ha sufrido variaciones, y hoy podemos decir que se trata de una nutritiva mezcla de cereales, como la avena, con frutas desecadas y frutos secos que, si se combina con yogur o leche, da lugar a un desayuno completo y equilibrado.

 

LO QUE DEBES SABER…

 

Compuesto por: diferentes tipos de cereales, frutas desecadas y frutos secos.
Beneficios: energético, concentrado, de textura apetecible y muy fácil de combinar.
Ideal en: niños, deportistas, embarazadas, personas con estreñimiento, etc.

 

Mucha fibra, azúcares, potasio y grasas insaturadas

La composición nutricional del muesli puede variar enormemente en función de sus componentes. Los cereales, que son el componente principal, contienen alrededor de un 10% de proteínas, un 2-3% de grasas, a excepción de la avena que contiene 5,5-6%, y de un 45% a un 70% de hidratos de carbono, de los cuales los azúcares pueden representar alrededor del 10%. Los granos pulidos contienen alrededor de un 2% de fibra, los integrales tendrán valores muy superiores. Dentro de los minerales cabe destacar los fosfatos y los sulfatos de potasio, magnesio y calcio. Sin embargo, buena parte del fósforo se encuentra en forma de ácido fítico, no asimilable y que dificulta la absorción de otros nutrientes. En cuanto a vitaminas podemos destacar las del grupo B, además de los tocoferoles, con actividad vitamínica E.

Cómo tomarlo

Aunque se suele tomar de desayuno, el muesli también se puede utilizar entre horas para realizar un tentempié energético y saludable o incluso en una cena para personas deportistas. Se puede acompañar de zumo de frutas, de leche, de yogur normal o bebible, chocolate o batidos de cacao o frutas, kéfir, etc. Y si deseamos darle un sabor más dulzón podemos utilizar miel, canela, azúcar, etc.

Interesante combinado

Los diferentes cereales que pueden y/o suelen componer el muesli son el trigo, la avena, el centeno, la cebada, el mijo, la quinoa, el maíz y el arroz. Además de cereales, normalmente también incluye frutas desecadas como pasas, orejones, grosellas, etc. O frutas deshidratadas como el plátano, el coco, la manzana, el mango o la papaya. En muchas ocasiones también se adicionan frutos secos como las avellanas, las nueces o las almendras y a veces, incluso, semillas como las de lino, calabaza, girasol o sésamo. Finalmente, las opciones más golosas contienen ingredientes como el cacao, la miel o el azúcar.

¿A quien conviene y a quién no?

Se aconsejan para:
 

  • Estreñimiento: por su contenido en cereales, preferiblemente de grano entero o copos integrales, frutas desecadas y frutos secos, su contenido en fibra es muy importante, lo que contribuirá a una regulación en el tránsito intestinal.
  • Déficit de potasio: a causa de problemas como las diarreas y los vómitos, o por la toma continuada de diuréticos, se pueden ver comprometidos los niveles de potasio. El contenido del muesli en este mineral puede ayudar a reponer estos niveles.
  • Mujeres embarazadas: es un alimento seco que se suele tolerar bien incluso en fases de náuseas. Además, ayuda a combatir el estreñimiento que a menudo sufren las embarazadas y goza de un contenido energético importante, lo que es beneficioso si tienen poco apetito.
  • Jóvenes: especialmente las variedades más azucaradas son muy bien aceptadas por niños mayores y adolescentes. El contenido energético del muesli a base de azúcar, fructosa principalmente, y grasas insaturadas provenientes de los frutos secos, son un aporte conveniente en personas con elevadas necesidades nutritivas como los niños.
  • Deportistas: igual que sucede en el caso de los adolescentes, los deportistas también tienen necesidades energéticas elevadas y el muesli es un buen exponente para cubrir dichos requerimientos. En este caso los que contienen cacao o miel serán buenos productos para tomar después de la actividad deportiva.

No resultan adecuados en caso de:
 

  • Insuficiencia renal: el muesli con mucha cantidad de fruta desecada es muy rico en potasio por lo que en situaciones en que se deba controlar la ingesta de este mineral deberemos tener en cuenta su consumo y limitarlo.
  • Diabetes y dietas de adelgazamiento: el contenido en azúcares del muesli no es despreciable, y si además contiene frutos secos también se incrementarán las grasas que nos aporta. Por este motivo ni en diabéticos ni en dietas de adelgazamiento suele ser el mejor alimento. Ahora bien, las variedades que sólo contengan copos de cereales sí que pueden ser perfectamente aptas en ambos casos.

Consejos de compra y conservación

Al escogerlo debemos fijarnos en la fecha de caducidad y en la integridad del envase. Lo mantendremos cerrado siempre que no lo estemos utilizando para evitar que se humedezca y se vea afectada su textura, una solución es cerrar el envase plástico que suele contener el muesli, aunque también podemos trasvasar el contenido a un recipiente adecuado, de vidrio o plástico adecuado, que cierre bien. Se tiene preservar el producto principalmente de la humedad y de fuentes de calor.

 

RECUERDA QUE…

 

Al existir muchas variedades de muesli debemos prestar mucha atención al listado de ingredientes y la composición nutricional. En función de los diferentes cereales que formen el muesli y sus proporciones variará el contenido nutricional de éste. También modificarán el contenido vitamínico, mineral y de macronutrientes el resto de ingredientes que se adicionen a los cereales como frutas desecadas y frutos secos.

 

La receta

Pastelito de muesli con kéfir y frambuesas
100 g de muesli (cereales y frutos secos)
40 g de mantequilla
12 hojas de gelatina neutra
1 l de kéfir
2-3 cucharadas de azúcar
Ralladura de un limón
50 g de frambuesas

Preparación:

Se tritura el kéfir junto con la mantequilla derretida hasta formar una masa compacta, si es necesario, se añadirá una pizca de agua o leche. Introducir en moldes para poder formar pastel.

Se introducen las hojas de gelatina en agua a remojo, luego se extrae casi toda el agua y se pone al fuego para deshacerlas, sin que hierva. Se retira del fuego y se añade la ralladura de un limón y las cucharadas de azúcar y se mezcla bien. A continuación, con la mezcla ya templada, se añade el kéfir y se mezcla bien. Se sirve sobre el muesli dentro del molde, y se introduce en la nevera para que cuaje. Al sacarlo podemos decorar directamente con las frambuesas o podemos triturarlas para cubrir el pastelito.

 

Mercè Gonzalo

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética

Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos

Nutricionista consultora de Advance Medical

 

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

TE RECOMENDAMOSx