4 Min de lectura | Antes del día de Navidad ya hemos pasado por cenas de empresa, de amigos, de estudios… y seguro que hemos caído en la tentación de algún que otro dulce porque, un escenario nada favorable… ¿Nos compensa vivir unos días “a todo tren” y paliar los estragos luego?

En las comidas navideñas solemos empezar con el aperitivo, seguimos con los dos o tres platos de rigor y acabamos con un postre, más el surtido de turrones y otros dulces. Son comidas copiosas, excesivas en la gran mayoría de los casos.

Exceso de proteínas, grasa y azúcar en Navidad

Las comidas navideñas suelen tener exceso de proteínas, pues muchos aperitivos están formados por alimentos proteicos con fiambres y/o mariscos y luego volvemos a tener productos cárnicos generalmente en el segundo plato, a veces incluso también en el primero. El contenido graso también suele ser considerable al preparar aperitivos con salsa, caldos que a veces están bastante cargados, segundos bastante consistentes y postres aún más.

El azúcar en Navidad se suele llevar la palma, ya que muchos productos procesados suelen llevar azúcar. Por ello, debemos revisar etiquetas. Los platos principales es más habitual que sean platos tradicionales cocinados íntegramente de forma casera y ahí será más difícil que se cuele el azúcar. Pero llegado el momento del postre… todo cambia, ya que en todos ellos nos vamos a encontrar con un buen contenido de azúcar.
dulces de navidad sin azúcar

Turrones sin azúcar

La realidad es algo desilusionadora pues normalmente estamos hablando de turrones, no sin azúcar, sino sin azúcar añadido. Y es que si el azúcar se presenta de forma natural en el alimento, como sucede en el caso de la miel usada en los turrones, se considera que no es azúcar añadido pero igualmente, estaríamos ingiriendo azúcar.

Otra opción es que hayan sustituido también la miel o cualquier otro ingrediente azucarado por algún edulcorante. En este caso, se suelen utilizar polialcoholes que son los productos que tienen la capacidad edulcorante suficiente y aportar la textura adecuada para lograr un buen producto desde el punto de vista de los sentidos. En estos casos, el contenido en azúcares es menor, pero no por eso se trata de un producto light o poco calórico. El contenido graso de los turrones suele ser importante, así que unos gramos menos de azúcar no lo convierten en un alimento ligero.

    ¿Y si hay una persona diabética en casa?

    Debemos tener en cuenta la cantidad de hidratos de carbono que toma ese día, especialmente azúcares. El consejo suele ser que se moderen las cantidades y no se recurra a turrones sin azúcar, pues el consumo de estos productos puede dar una falsa sensación de control y que consumamos demasiada cantidad por ello. Aunque siempre se deben personalizar las indicaciones en función de cada caso.

    Debemos tener en cuenta que los polialcoholes que se utilizan como endulzantes pueden generar molestias gástricas si se consumen en exceso. Además, el incremento de la glucosa postpandrial, es decir, tras una ingesta, no sólo aumenta por la ingesta de azúcar, sino que las grasas y las proteínas también producen un incremento de azúcar en sangre.

    8 Consejos para sobrellevar las fiestas

    • Limita consumir turrones y dulces navideños solo en las fechas señaladas y no desde noviembre.
    • Calcula lo que vas a necesitar para no llegar a marzo con el armario lleno de mazapanes y tentaciones.
    • Revisa las etiquetas antes de comprar productos ya que pueden llevar azúcar escondido (a pesar de no ser dulces) y no olvides que no es lo mismo “sin azúcar” que “sin azúcares añadidos”.
    • Si preparas tu mismo el menú, intenta escoger platos ligeros y ricos en frutas y verduras.
    • Si vas a comer fuera, puedes controlar las proporciones y moderar las cantidades.
    • Incrementa la actividad física en los días de fiesta. Pasear después de la comida te ayudará a estirar las piernas, contribuirá a que no suba tanto el azúcar en sangre y a no seguir picando dulces toda la tarde.
    • No hay forma de compensar un exceso, así que, procura moderarte.
    • No olvides que el alcohol es un producto tóxico para el organismo, lo mejor es limitar su consumo.

    Lo que debes saber…

    • Evitemos anticiparnos con la compra de dulces, y dejemos su consumo para los días de fiesta.
    • Los días festivos procuremos no excedernos en cantidades, y escojamos una porción moderada de aquello que más nos gusta.
    • En las comidas navideñas puede haber exceso tanto de grasas, como de proteínas y de azúcares, por lo que lo ideal es escoger bien y proporcionadamente y limitar o evitar la ingesta de alcohol.

     

    Mercè Gonzalo
    Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos
    Diplomada en Nutrición Humana y Dietética
    Nutricionista consultora de Advance Medical