2 Min de lectura | El estrés es la reacción natural a un cambio fuera de lo ordinario. Los cambios que sufre cada persona pueden ser distintos, puede ir desde una situación absolutamente normal a ser algo patológico y que precise ayuda externa. No es […]

El estrés es la reacción natural a un cambio fuera de lo ordinario. Los cambios que sufre cada persona pueden ser distintos, puede ir desde una situación absolutamente normal a ser algo patológico y que precise ayuda externa. No es una causa de malformaciones en el feto, pero una situación de estrés importante y continuada en algunas mujeres, sobretodo en tercer trimestre puede desencadenar un parto prematuro o un feto con bajo peso al nacer.

 

Hay múltiples consejos que pueden ayudar a disminuir el estrés:

 

  • ante todo buscar ayuda en su entorno. Los amigos y familiares pueden ser de gran ayuda y hablar con ellos de los sentimientos puede disminuir la sensación de angustia.

  • Llevar una vida saludable con una alimentación sana y con horarios regulares.

  • Las sustancias estimulantes como el café aumentan el estrés por lo que deben evitarse.

  • Debe evitarse asimismo el consumo de alcohol, de tabaco y de drogas.

  • Si su médico no lo ha contraindicado hacer ejercicio (natación, caminar…) es muy adecuado para disminuir el nivel de estrés.

  • Hacer meditación, escuchar música, ejercicios de relajación.

  • Buscar actividades satisfactorias diferentes de las habituales y realizarlas.

  • No intentar abarcar más actividades de la que una es capaz de realizar.

  • Los cursos preparto pueden ayudar a disminuir el nivel de angustia de cara al parto y postparto relajando más a la embarazada.

  • Practicar yoga, musicoterapia, ejercicios de relajación, realizarse masajes.

Dedicar tiempo a descansar y a «no hacer nada», no es una pérdida de tiempo sino un beneficio para la salud.

 

 

Dra. Inés Bombí

Especialista en Ginecología y Obstetricia

Médico consultor de Advance Medical