Placenta accreta

Placenta accreta

La placenta accreta es una complicación grave del embarazo en la que la placenta se adhiere de forma anormal en el útero. Los vasos sanguíneos y el tejido placentario que normalmente forman una fina capa que las separa fácilmente de la pared del útero crece invadiendo las paredes del útero.

La incidencia de placenta accreta ha aumentado en los últimos años ya que varios de sus factores de riesgo también han aumentado (cirugías uterinas previas, partos anteriores, ser mayor de 35 años…)

Un parto normal tiene tres fases:

  • Dilatación: fase en que el cuello del útero se borra y se dilata con las contracciones, hasta conseguir la dilatación completa del cuello, esto son 10 cm.
  • Expulsivo: fase en que la cabeza fetal desciende en la pelvis hasta que el feto ha salido por completo.
  • Alumbramiento: el feto ya ha salido y la placenta y las membranas se desprenden y se expulsan.

Las pacientes con una placenta accreta tienen una fase de alumbramiento patológica ya que la placenta no puede ser expulsada de la forma normal. Una parte o toda la placenta queda adherida a la pared del útero y produce un sangrado excesivo.

Síntomas de placenta acreta

La placenta accreta generalmente no da ningún síntoma hasta el periodo de alumbramiento del parto, aunque en algunas ocasiones por ecografía puede haber alguna sospecha. En ocasiones puede realizarse una resonancia magnética para una mejor visualización de la inserción de la placenta si quedan dudas por ecografía.

Factores de riesgo

La incidencia de placenta accreta ha aumentado en los últimos años ya que varios de sus factores de riesgo también han aumentado. La incidencia actual de la placenta accreta en España se sitúa en torno a ½.500 partos. Los factores de riesgo son:

  • Cirugía uterina previa: cesárea anterior, miomectomía….
  • Placenta previa: la placenta está por delante del cuello uterino e impide el paso de la cabeza del feto.
  • Edad de la madre: por encima de los 35 años la placenta accreta es más frecuente.
  • Partos anteriores: el riesgo de placenta accreta aumenta proporcionalmente al número de partos previos.

    Complicaciones de la placenta accreta

    La placenta accreta ha sido tradicionalmente un factor de riesgo de mortalidad materna, pero en las últimas décadas la mortalidad por placenta accreta ha disminuido del 9,5% a ser menor del 1%.
    El grado más severo de placenta accreta es la placenta percreta en que el tejido de la placenta atraviesa totalmente la pared del útero y puede llegar a invadir los órganos vecinos como la vejiga de la orina. En estos casos además de un riesgo de mortalidad sobre el 7%.
    La hemorragia excesiva producida por la placenta mal insertada suele llevar a la necesidad de transfusión sanguínea. Si la placenta es percreta puede obligar a una cirugía es que se deban reconstruir los órganos afectados como la vejiga de la orina, con la consecuente posible afectación de estos órganos de forma definitiva.

    La importancia del diagnóstico temprano

    El pronóstico de la placenta accreta depende de varios factores, pero uno muy importante es el momento del diagnóstico. Es muy distinto la paciente con una sospecha de placenta accreta durante el embarazo y puede programarse una cirugía con un equipo multidisciplinar y con sangre en reserva por si fuera necesaria, que la paciente que tiene un parto normal y en el momento de esperar el alumbramiento se produce una hemorragia importante y se tiene que proceder a una cirugía urgente. Pero la mayoría de veces el diagnóstico se realiza en el mismo momento del parto y por tanto no es programado. Los  seguros de MAPFRE Salud cuentan con un amplio cuadro médico en ginecología y obstetricia por lo que tu embarazo siempre estará en las mejores manos.

    Cómo se procede entonces…

    nacimiento de un bebé en quirófanoLo más frecuente es tener que realizar una histerectomía urgente, es decir, extirpar la matriz para evitar un sangrado masivo. En este caso se conservarían los ovarios para que la paciente no quedara menopáusica pero no tendría la regla al no tener matriz ni podría gestar más hijos.
    En algunas ocasiones es posible extirpar toda la placenta con un legrado uterino con una legra grande, que es un instrumento en forma de cuchara vacía por el centro y por los bordes rasca la superficie contra la que se rasque. Pero el riesgo de este tratamiento es que la abrasión sobre la cara interna de la matriz produzca un sangrado más abundante todavía o bien que se produzca una lesión que atraviese todo el espesor de la pared del útero, se tiene que ser muy cauto con un legrado en una placenta accreta.
    Finalmente, y en muy pocos casos, se logra un tratamiento conservador dejando que la placenta se disuelva con el tiempo, sobre todo en los casos de acretismo focal, es decir, de una parte y no de la totalidad de la placenta. El riesgo del tratamiento conservador es la posibilidad de un sangrado vaginal intenso, riesgo de infección del tejido restante y de la matriz, riesgo de una embolia de tejido o bien por un coágulo sanguíneo y riesgo de tener que practicar una histerectomía más tarde por fracaso en la absorción del tejido placentario restante. En los casos de tratamiento conservador debe dejarse una pauta antibiótica de al menos 10-14 días y realizar controles semanales.

    Lo que debes saber…

    • En el parto la placenta no puede ser expulsada de la forma normal. Una parte o toda la placenta queda adherida a la pared del útero y produce un sangrado excesivo.
    • La incidencia de placenta accreta ha aumentado en los últimos años ya que varios de sus factores de riesgo también han aumentado (cirugías uterinas previas, partos anteriores, ser mayor de 35 años…)
    • El pronóstico de la placenta accreta depende de varios factores, pero uno muy importante es el momento del diagnóstico.


    Dra. Inés Bombí

    Especialista en Ginecología y Obstetricia
    Médico colaborador de Advance Medical

    2018-11-15T09:54:50+02:0016 octubre, 2018|

    Deja un comentario

    Información básica sobre Protección de Datos:
    En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.