Salud Familiar | Mujer | Embarazo |

Recomendaciones nutricionales

Publicado por

Valora este artículo

Durante el embarazo se crean muchos tejidos nuevos. Esta situación especial provoca que las necesidades de muchos nutrientes estén aumentadas y, a la vez, resulte difícil conseguir el aporte de los mismos a través de la alimentación.

 

Las necesidades de energía en esta etapa aumentan unas 250Kcal / día y las de muchas vitaminas y minerales entre un 20% y un 50%. Este incremento no significa aumentar el tamaño del plato sino seleccionar adecuadamente los alimentos a consumir. Por este motivo conviene elegirlos con una alta densidad de nutrientes (alto contenido en vitaminas, minerales y baja en energía).

 

Si se sigue una alimentación equilibrada y variada se pueden cubrir estas demandas, aunque a veces la suplementación de vitaminas y minerales ayuda a evitar carencias.

 

Entre las vitaminas y minerales a los que se debe prestar especial atención durante el embarazo por sus demandas aumentadas se encuentran:

 

  • Ácido fólico. La carencia de esta vitamina en la mujer embarazada se asocia al aumento del riesgo de malformaciones en el feto. El aporte adecuado de esta vitamina es tan importante durante la edad fértil como desde el momento en que se planifica el embarazo.
  • Hierro. Durante el embarazo sus necesidades aumentan entre un 20-30 %. El aporte necesario dependerá del estado de las reservas en el momento de la concepción. Su carencia en la mujer embarazada produce anemia, ésta se relaciona con neonatos de bajo peso. Para evitar esta situación, se recomienda consumir alimentos ricos en hierro hemo (pescados azules, carne roja y huevos), además de alimentos ricos en vitamina C para favorecer la absorción del hierro (cítricos, fresones, kiwi, perejil, pimientos,…).
  • Calcio. Sus necesidades aumentan durante el embarazo por la formación de tejido óseo. Si su aporte es inadecuado la gestante puede sufrir desmineralización para compensar las demandas del feto. La vitamina D favorece la absorción del calcio. Por todo ello durante esta etapa es fundamental el aporte diario de lácteos ya que son alimentos ricos en calcio y vitamina D.

 

 

Dr. José Félix Meco

Especialista en Medicina Interna

Medico consultor de Advance Medical

 

Deborah Blasco

Enfermera especialista en Nutrición

Enfermera consultora de Advance Medical

 

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre