////El pie: anomalías y calzado

El pie: anomalías y calzado

4 minutos | Pie equinovaro También se llama pie zambo. Es una malformación congénita del pie en la cual éste aparece en punta (equino) y con la planta girada hacia adentro (varo).   Se presenta en 1 de cada 1.000 niños y en […]

Pie equinovaro

También se llama pie zambo. Es una malformación congénita del pie en la cual éste aparece en punta (equino) y con la planta girada hacia adentro (varo).

 

Se presenta en 1 de cada 1.000 niños y en la mitad de los casos es bilateral. Es más frecuente en niños.

 

La causa de por qué se produce es desconocida. Alguna teoría intenta probar su origen. Se piensa que tiene una causa genética o familiar o bien que es debido a una falta de espacio en el útero durante el embarazo que origina alteraciones en el crecimiento del pie.

 

Lo que sí está claro es que es una afección frecuente en niños que tienen otras malformaciones neuromusculares.

 

Es una anomalía que se diagnostica al nacimiento al ver la forma del pie y comprobando que no se es capaz por una simple manipulación obtener una posición normal del pie. Se puede diagnosticar durante los controles ecográficos del embarazo.

 

El tratamiento hay que aplicarlo cuanto antes para obtener mejores resultados y evitar el tratamiento quirúrgico.

 

El tratamiento más recomendado se instaura en los primeros días de vida, colocando unos yesos correctivos. Los huesos del recién nacido son muy blandos y tienen una alta capacidad de remodelación, por lo que, con el tratamiento adecuado se puede llegar a corregir del todo el pie equinovaro.

 

Si en dos meses no se consigue la corrección del pie hay que hacer una intervención quirúrgica para alargar el tendón de Aquiles.

Pies planos

Son los pies que presentan una amplia área de contacto de la planta con el suelo, con una disminución del arco del pie.

 

Hay muchos grados de gravedad. El arco plantar se desarrolla durante los primeros 6 ó 7 años de vida. Hay niños con laxitud articular importante y presentan unos pies planos flexibles que no dan problemas ni hay que tratar. Los pies planos flexibles es la forma más frecuente de presentación del pie plano y se puede corregir cuando el niño se pone de puntillas. En estos casos no hay que utilizar plantillas.

 

El pie plano que se trata es el que tiene malformaciones óseas asociadas, deformidad progresiva y dolor. El tratamiento no es con plantillas sino quirúrgico. Son una minoría de casos.

 

Las plantillas tan solo modifican el apoyo de la planta del pie y no son capaces de corregir la deformidad.

Pie talo valgo

Pie que está doblado hacia delante y arriba, de manera que la punta del pie toca la parte anterior de la pierna (pie talo); cuando también está desviado hacia afuera se le llama talo valgo.

 

Se trata de la deformidad postural intrauterina más frecuente, habitual en situaciones donde hay poco líquido amniótico, el feto es muy grande o bien la presentación es de nalgas.

 

El diagnóstico se realiza al nacimiento y en los neonatos que tengan esta malformación hay que mirar que no haya otras malformaciones asociadas como la luxación congénita de cadera.

 

Normalmente no necesita tratamiento específico y se resuelve espontáneamente. Se puede acelerar la corrección mediante unas maniobras de estiramiento en los pies hasta que vuelvan a la posición normal. Tan solo en los casos graves son necesarias férulas correctoras.

El calzado en los niños

El calzado es una prenda de vestir que abriga al pie y lo protege. No es imprescindible, muchos niños en el mundo van descalzos y no varía la forma de los pies entre unos y otros. El calzado no debe verse como un tratamiento capaz de corregir deformidades o prevenir alteraciones en el adulto.

 

Siempre que se pueda los niños deben caminar descalzos (cuando el clima y las condiciones del suelo lo permiten, por ejemplo en casa o en la playa). Es una manera de fortalecer la musculatura del pie.

 

Unos zapatos adecuados no tienen por qué ser los más caros. Los niños no deben utilizar zapatos ortopédicos ni plantillas si no los recomienda el ortopeda infantil.

 

Las características del calzado en los niños son:

 

  • Tamaño adecuado, amplio para evitar compresiones en el pie preferiblemente con forma cuadrada para no comprimir los dedos

  • Flexible para permitir los movimientos

  • El material del que está hecho debe permitir la transpiración del pie: piel o tela, para evitar la maceración de la piel y las infecciones por hongos

  • Plano y sin tacón

  • Ligeros

  • En los niños pequeños el talón debe estar bien sujeto el tobillo para evitar que el pie se salga cuando el niño corre

  • Los niños pueden usar sandalias, albarcas, deportivas, zapatos…

 
 

Dra. Esther Martínez García

Especialista en Pediatría

Médico consultor de Advance Medical

 

2018-06-10T11:29:40+01:003 noviembre, 2016|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.