3 Min de lectura | ¿Qué es? La enfermedad inflamatoria intestinal engloba dos enfermedades que causan, como dice su nombre, inflamación del tracto digestivo: la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn. Tienen características comunes y que las diferencian.   Tanto la colitis ulcerosa como […]

¿Qué es?

La enfermedad inflamatoria intestinal engloba dos enfermedades que causan, como dice su nombre, inflamación del tracto digestivo: la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn. Tienen características comunes y que las diferencian.

 

Tanto la colitis ulcerosa como el Crohn afectan al tracto digestivo de manera crónica, alternando periodo de actividad o brote con periodos con pocos síntomas. La causa de ambas enfermedades no está clara, parecen jugar un papel importante la genética, las infecciones y factores inmunológicos.

 

Lo habitual es que estas enfermedades se manifiesten en la adolescencia o en la vida adulta, aunque hay casos en la infancia.

Colitis ulcerosa

Es una enfermedad crónica que causa inflamación de la mucosa del colon. No afecta a otras partes del intestino o tracto digestivo. La enfermedad suele iniciarse en el recto (última porción del colon), puede limitarse a esta región o bien extenderse por todo el intestino grueso.

 

Los síntomas más típicos son la diarrea sanguinolenta, el sangrado rectal, heces con moco y pus y sensación de evacuación incompleta tras la defecación. Puede haber dolor abdominal importante, disminución del apetito, pérdida de peso y retraso del crecimiento o poca ganancia de peso.

 

Se intercalan fases de mayor actividad de la enfermedad (brotes) con fases menos activas y con menos síntomas o ninguno. En el brote agudo aparece fiebre, náuseas, vómitos y mal estado general.

 

La enfermedad puede tener afectación fuera del aparato digestivo: artritis, osteoporosis, lesiones en la piel, conjuntivitis y cálculos biliares o renales.

 

La principal complicación de la colitis ulcerosa es el megacolon tóxico. Consiste en una dilatación exagerada del colon con riesgo de perforación. En estos pacientes está aumentado el riesgo de padecer una adenocarcinoma de colon.

 

El diagnóstico se realiza mediante el análisis de una biopsia de la mucosa del colon.

 

El tratamiento consiste en administrar medicinas con acción antiinflamatoria e inmunomoduladora. En algunos casos, por ejemplo en el megacolon tóxico, se recurre a la cirugía para extirpar el segmento de colon afectado o todo él.

Enfermedad de Crohn

Es una enfermedad inflamatoria que puede afectar a cualquier parte del tracto digestivo (de la boca al ano), siendo la localización más frecuente el intestino delgado. Se asocia frecuentemente a lesiones perianales. Los síntomas de la enfermedad dependen de la afectación de la misma. Si la afectación es del estómago y duodeno el niño presenta vómitos, náuseas y dolor abdominal. Si afecta al colon puede dar diarrea sanguinolenta.

 

Al igual que la colitis ulcerosa cursa a brotes, existiendo periodos sin síntomas.

 

Muchos de los enfermos de Crohn tienen manifestaciones de la enfermedad fuera del sistema digestivo y son muy similares a las de la colitis ulcerosa.

 

La complicación más frecuente es la obstrucción intestinal y las lesiones perianales: fístulas y fisuras, y el desarrollo de tumores intestinales como el adenocarcinoma intestinal o el adenoma colorrectal.

 

Al igual que la colitis ulcerosa se necesita una biopsia intestinal para realizar el diagnóstico. El tratamiento es similar, utilizándose antiinflamatorios e inmunomoduladores y utilizando la cirugía para las posibles complicaciones.

 

 

Dra. Esther Martínez García

Especialista en Pediatría

Médico consultor de Advance Medical