Salud Familiar | Niño | Enfermedades |

Enfermedades de Legg Calvé Perthes

Publicado por

¿Qué es?

La enfermedad de Perthes es una afección de la cadera del niño en la que se produce debilidad progresiva de la cabeza del fémur y que puede provocar una deformidad permanente de la misma.

 

Lo típico es que afecte a niños (el 80% son varones) entres los 3 y 12 años. La afectación normalmente es unilateral aunque hay un 10% de los casos que puede ser bilateral.

Causa

No se sabe la causa de por qué en un momento determinado no llega sangre suficiente a la cabeza de fémur del niño. Cuando esto pasa algunas partes del hueso mueren (a este proceso se le llama necrosis), haciéndose más débil y favoreciendo un posible aplastamiento de la cabeza del fémur.

 

Cuando esto pasa el cuerpo intenta solucionar el problema regenerando el hueso necrosado y, lo reconstruye en 3 ó 4 años. Al final, la nueva cabeza del fémur queda formada por hueso duro con una forma normal o deformada.

 

No es una enfermedad que se relaciona con golpes o caídas. Se relaciona con la toma de corticoides, obesidad infantil o aparecer en un periodo de crecimiento rápido (“estirón”).

Síntomas

Los primeros síntomas de la enfermedad son molestias o dolor en la cadera, a nivel del muslo o rodilla. El niño cojea. Con el paso del tiempo se incrementan las molestias y la movilidad de la cadera se reduce y el muslo se observa más delgado (debido a la atrofia muscular).

 

Si se sospecha la enfermedad se debe realizar una radiografía para confirmar el diagnóstico y ver el grado de afectación.

Tratamiento

Durante la fase inicial se deben dar analgésicos para controlar el dolor y aconsejar reposo. Si las molestias son muy importantes se debe ingresar al niño en el hospital y colocarle la pierna afectada en tracción o inmovilizarla. Todo ello se hace para no perder la movilidad de la cadera.

 

En los casos graves se debe recurrir a la cirugía de la cadera.

 

Las secuelas de esta enfermedad dependen de cómo se haya regenerado la cabeza del fémur y si ha tomado una forma esférica (normal) o plana (anormal). En los casos en los que la cabeza del fémur quede aplanada producirá un desgaste de la articulación que desembocará en una artrosis. En estos casos puede ser necesaria la colocación de una prótesis de cadera.

 

Normalmente los niños más pequeños evolucionan de una manera más favorable que los niños mayores de 9 años.

 
 

Dra. Esther Martínez García

Especialista en Pediatría

Médico consultor de Advance Medical

 

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+TuentiMeneameEmail

Artículos relacionados

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

TE RECOMENDAMOSx