Es necesario que verifique su email para continuar. Por favor, revise su bandeja de entrada
Su email se ha verificado correctamente
Validación de email incorrecta
Su perfil se ha guardado correctamente
La dirección de correo electrónico ya está registrada. Debe asociar la cuenta desde su perfil.
Cuentas enlazadas correctamente.
No ha sido posible enlazar las cuentas.
 

Obesidad infantil

Obesidad infantil

La obesidad infantil es la enfermedad por nutrición más frecuente de los países desarrollados y va en aumento. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera la obesidad como la “epidemia del siglo XXI”. En España, afecta al 16% de […]

La obesidad infantil es la enfermedad por nutrición más frecuente de los países desarrollados y va en aumento. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera la obesidad como la “epidemia del siglo XXI”. En España, afecta al 16% de los niños menores de 14 años.
La preocupación principal actualmente es la evolución de la obesidad infantil a obesidad del adulto. Más que un problema genético es familiar, ya que en muchas ocasiones al bebé obeso le preceden unos padres y hermanos también obesos. En estos casos la causa es clara, toda la familia come en exceso y no se realiza actividad física de forma habitual. Es un problema de sobrealimentación y hay que reeducar a todos los miembros de la familia.
Las consecuencias físicas y emocionales de la obesidad nos preocupan. Sobre todo, el aumento alarmante de diabetes tipo 2 en los niños.

LO QUE DEBES SABER…

¿Qué es la obesidad infantil?

La obesidad infantil es un trastorno metabólico que se traduce en una acumulación excesiva de grasa corporal que se debe a una ingesta excesiva acompañada de poco gasto energético (poca actividad física).
La medida que nos indica el grado de obesidad es el Índice de Masa Corporal (IMC) que se calcula dividiendo el peso en kg, entra la talla al cuadrado expresada en metros. Existen tablas donde se puede comparar el IMC del niño o niña con el resto de la población de su misma edad. Si el valor está por encima del percentil 95 se cataloga de obeso. Si se encuentra entre los percentiles 85-95 se dirá que el niño tiene sobrepeso. El sobrepeso es la antesala de la obesidad, por lo que se debe prevenir.
La causa más frecuente de la obesidad infantil es la falta de equilibrio entre el gasto energético y las calorías diarias ingeridas en la dieta. Es decir, la sobrealimentación acompañada del sedentarismo. Los malos hábitos alimentarios se transmiten de padres a hijos por lo que es común que todos los miembros de la familia estén obesos. Los cambios radicales del estilo de vida han favorecido el sedentarismo y unos hábitos nutricionales que han aumentado el consumo de azúcares (bollería y chucherías) y grasas (bollería, comida precocinada y comida rápida).
Tan sólo en el 5% de los casos hay una enfermedad hormonal o hereditaria que produce obesidad: enfermedades endocrinológicas (hipotiroidismo, hipogonadismo, hiperinsulinemia o hipercorticismo) o alteraciones del hipotálamo (síndrome de Prader Willi).

El lactante obeso

Obesidad infantilEs muy difícil reconocer al niño menor de tres años obeso y, las diferentes sociedades de expertos, no se ponen de acuerdo en los criterios para definirlos. En lo que sí hay un consenso unánime es en la importancia de la prevención de la obesidad en la infancia.
La mayoría de bebés gorditos recuperan un peso equilibrado cuando empiezan a moverse: arrastre, gateo y primeros pasos.
Prevención
En la prevención de la obesidad hay dos factores sumamente importantes en los primeros meses de la vida:

  • Promocionar la lactancia materna exclusiva en los seis primeros meses de la vida y promocionar la lactancia materna prolongada, hasta los dos o años o más (según desee el bebé y la mamá).
  • No introducir alimentos (distintos a la leche) antes de los cuatro meses de edad.
  • No endulzar los alimentos ni ofrecer bebidas dulces (zumos envasados, bebidas carbonatadas…) a los niños.
  • Evitar los alimentos procesados (cereales hidrolizados) o las papillas preparadas a favor de una alimentación casera y equilibrada, baja en sal, grasas y azúcar.

El niño obeso

Estos son los factores de riesgo en infancia que pueden favorecer la obesidad en la edad adulta:

    • Abuso de bebidas dulces en lugar de agua
    • Lactancia artificial
    • Abuso de azúcares refinados (dulces, bollería, golosinas…)
    • No seguir una dieta equilibrada en el núcleo familiar
    • No realizar actividad física
    • Realizar actividades sedentarias
    • Ofrecer al niño mayor ración de comida de la que es adecuada para su edad

    El cambio de hábitos en el contexto familiar es clave para instaurar pautas de vida saludable tanto en lo que alimentación como a actividad se refiere. Los padres deben ser un ejemplo para sus hijos, es la mejor manera de enseñar buenos hábitos desde la niñez. Todos los estudios que se han realizado para prevenir y tratar la obesidad infantil se focalizan en la responsabilidad paterna. Educar a los padres para que den lo mejor a sus hijos, esa es la mejor estrategia de salud pública en el tema del sobrepeso y la obesidad.

    Consecuencias en el adulto

    En España, uno de cada tres adultos cumple criterios para sufrir síndrome metabólico. Entre los adultos obesos, el 70-80% sufren ya este síndrome. La obesidad y los malos hábitos son su causa fundamental.
    A pesar de que los niños no están exentos de padecer este síndrome, un niño con sobrepeso es candidato a ser un adulto con sobrepeso y a sufrir las consecuencias de este trastorno metabólico.
    El síndrome metabólico es la asociación de varias alteraciones de nuestro organismo: obesidad, resistencia a la insulina (alteración que precede a la diabetes), hipercolesterolemia e hipertensión. Este cóctel es la causa principal que puede desencadenar un problema cardiovascular, como el infarto cardíaco o cerebral o una angina de pecho.
    El sobrepeso y la obesidad son los principales factores de riesgo de enfermedad cardiovascular, diabetes y muerte prematura en adultos.
    La buena noticia es que este síndrome y el riesgo de padecer un episodio cardiovascular grave puede ser revertido cambiando el estilo de vida, bajando de peso y alimentándonos equilibradamente. En muchos casos, se debe recurrir a la toma de fármacos para controlar la tensión arterial, la hipercolesterolemia o la resistencia a la insulina.

     

Dra. Esther Martínez García

Especialista en Pediatría

Médico consultor de Advance Medical

 

Leer más
Obesidad infantil
5 ( 1 voto )
2018-06-10T18:53:17+00:003 noviembre, 2016|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE TECH S.A., como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Obesidad infantil
5 ( 1 voto )
Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar