Recomendaciones en la infancia

////Recomendaciones en la infancia

Recomendaciones en la infancia

Desde un buen principio la alimentación de un niño se va diversificando hasta haber introducido todos los grupos de alimentos y dentro de estos, las diferentes variedades de alimentos que existen.   Los niños pasan por diversas etapas de crecimiento […]

Desde un buen principio la alimentación de un niño se va diversificando hasta haber introducido todos los grupos de alimentos y dentro de estos, las diferentes variedades de alimentos que existen.

 

Nutrición y Salud. Nutrición distintas etapas. Infancia y Adolescencia. Recomendaciones en la infanciaLos niños pasan por diversas etapas de crecimiento y aprendizaje, lo cual puede provocar mayores o menores dificultades para alimentarse de forma correcta, según el momento que esté viviendo. Por ejemplo, un niño alrededor de los 2 años puede empezar a presentar menos apetito que unos meses atrás, esto sucede porque el ritmo de crecimiento disminuye y las necesidades nutricionales bajan en proporción a ello. Siempre que su salud sea buena, no debemos angustiarnos con la cantidad de alimento que coman o dejen de comer nuestros hijos durante un periodo de tiempo determinado. Su apetito va ir variando en función de su actividad y sus requerimientos nutritivos.

 

En un inicio, nuestros hijos no entienden de dietas equilibradas, pero conseguiremos que su alimentación sea correcta si seguimos desde el principio, sobretodo dos premisas. Evitar que se creen perjuicios y aversiones infundadas hacia los alimentos, e introducir en su dieta una variedad suficiente de alimentos.

Para conseguirlo podemos tener en cuenta unos cuantos consejos que nos pueden facilitar la tarea:

  • Presentar los alimentos de forma atractiva, con diferentes texturas y colores. Eso no significa que siempre acabemos recurriendo a frituras, rebozados, empanados, salsas, etc. ¡Las verduras y las frutas tienen multitud de colores y texturas, aprovechémoslo!
  • Para introducir un alimento nuevo en su dieta, será mejor ofrecerlo al principio, cuando se  tiene más hambre.
  • No dejar de dar un nuevo alimento, porque el niño/a lo rechace las primeras veces. Vayamos probando diferentes formas de cocción y presentación para que se vaya acostumbrando al nuevo sabor.
  • Procurar que el niño o niña coma siempre acompañado. Los adultos también comemos mejor acompañados, para ellos aún es más importante.
  • Favorecer que los pequeños estén tranquilos y cómodos, y que por tanto coman mejor, mediante un ambiente distendido en la mesa.
  • Tan pronto como sea posible incorporar al niño/a a la rutina familiar, comiendo a las mismas horas y los mismos alimentos.
  • Tratar que nuestros hijos se sientan participes del acto alimentario, pudiendo comer solos, sirviéndose ellos mismos, etc. Aunque se les caiga la comida y se manchen.
  • Más adelante incentivar a participar también en la compra y preparación de la comida. ¡Siempre resulta más atractivo y divertido comer algo que tu mismo has preparado!
  • No hay que presionar a los niños/as, deben comer a su ritmo. Los adultos sabemos bien que las prisas no son buenas, aunque nos resulte difícil procuremos no transmitírselas a nuestros hijos.
  • No presentar nunca la comida ni como un premio, ni como un castigo, la alimentación sirve para nutrirnos, no se debe asociar a sentimientos positivos o negativos.
  • Animar a nuestros hijos a que prueben todos los alimentos. Ellos se ven influidos por su entorno, familia, amigos, colegio, publicidad… y a menudo tratan de imitarnos. Si nuestra alimentación es correcta, es mucho más sencillo que la suya también lo sea.
  • Comprender que los niños/as no siempre terminen toda la ración de alimento que les hemos servido. Si no tienen más hambre retiraremos la comida y esperaremos a la siguiente ingesta para volver a ofrecer alimentos. No debemos dar otros alimentos que les gusten más con tal de que coman, ello contribuiría a una alimentación monótona y desequilibrada solo a base de los alimentos que ellos escojan.
  • Evitar que tomen a menudo patatas fritas, snacks, golosinas, refrescos, etc. Son alimentos calóricos pero poco nutritivos, y van a saciar a los chicos/as dificultando que en las horas de comida, coman como es aconsejable que lo hagan.
  • Procurar que no se salten ninguna comida, especialmente el desayuno, que es esencial para un buen redimiendo físico y psíquico durante el día.

Leer más
Recomendaciones en la infancia
5 ( 1 voto )
2018-06-10T18:30:57+00:003 noviembre, 2016|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE TECH S.A., como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Recomendaciones en la infancia
5 ( 1 voto )
Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar