Efectos indirectos del verano

///Efectos indirectos del verano

Efectos indirectos del verano

El verano se caracteriza por ser la época del año en la que tenemos menos preocupaciones y, a la vez, más tiempo libre para ocuparlo como nos apetezca. Sin embargo, no todo son alegrías.

Durante el verano son muy comunes ciertas molestias como los cortes de digestión, las gastroenteritis, las infecciones por hongos, las infecciones oculares o las picadura de medusas. Vamos a conocer los efectos indirectos del verano en nuestra salud.

Gastroenteritis

El riesgo de gastroenteritis aguda se intensifica en los meses estivales debido a las altas temperaturas, las cuales favorecen el crecimiento bacteriano en ciertos alimentos, sobre todo en el huevo duro y las salsas. Por este motivo, debemos extremar el cuidado al consumir alimentos con huevo y prestar atención a las condiciones del agua. Asimismo, las frutas y verduras deben lavarse bien antes de su consumo.

¿Qué hacer ante un cuadro de gastroenteritis?

  • Seguir una dieta astringente.
  • Prescindir de antidiarreicos sin prescripción médica.
  • Aumentar la ingesta de líquidos para evitar la deshidratación.
  • No tomar alimentos sólidos durante las primeras 4-6 horas (niños) o 12 horas (adultos). En este tiempo sólo se administrará suero oral hiposódico (un sobre disuelto en 1 litro de agua mineral sin gas) o limonada alcalina (a 1 litro de agua hervida se le añade el zumo de dos o tres limones, media cucharilla de bicarbonato, media cucharilla de sal y dos o tres cucharadas de azúcar), bebiendo pequeñas cantidades, de forma continua, según demanda (sin forzar). Cuando se haya controlado la primera fase, se introducirá gradualmente la dieta sólida, siempre en pequeñas cantidades para comprobar la tolerancia a la misma: sopas (de arroz, de zanahoria o de pescado), puré de patatas y zanahorias, huevo (pasado por agua, duro o en tortilla), pescado blanco o carne de ave, cocidos o a la plancha, frutas (manzana asada, manzana oxidada con unas gotas de limón, membrillo, plátano maduro…), pan blanco tostado. Durante toda la duración del proceso se mantendrá la rehidratación con suero oral hiposódico o limonada alcalina.
  • Tomar infusiones claras de té o manzanilla, edulcoradas con sacarina y pan tostado.
  • Suprimir la leche y sus derivados durante todo el proceso. Como mucho se tolerará el yogur natural y los quesos frescos (después de una mejoría franca).
  • Evitar tomar las frutas y verduras crudas. Y durante una semana no se tomarán verduras de color verde: acelgas, espinacas, lechugas, ni almendras, compotas, nueces o pan negro.
  • No comer dulces: caramelos, chocolates, pastelería, azúcar…
  • Tomar bebidas muy frías, refrescantes y, especialmente, agua minero-medicinales con gas.

Picadura de medusa

Las medusas son difíciles de ver por su transparencia. Al sentirse molestada desprende unas células urticariantes que contienen veneno en su interior y que, únicamente con el roce, producen efectos leves, en general, aunque muy molestos. Normalmente, sentiremos dolor y ardor inmediatos, seguido de inflamación, enrojecimiento y sangrado en el lugar de la picadura.

efectos indirectos del verano - picadura de medusas

Para evitar las picaduras de medusa debemos estar atentos a la información suministrada por las autoridades locales sobre la presencia de medusas en las playas (algunas disponen de una bandera específica, además de las tradicionales roja, amarilla y verde).

¿Qué hacer ante una picadura de medusa?

  • Limpiar la zona afectada por la picadura con suero fisiológico o agua salada. Nunca se debe utilizar agua dulce ya que podría romper las células urticantes, provocando otra picadura.
  • Examinar la picadura y si hay algún resto de tentáculo adherido a la piel, quitarlo con unas pinzas.
  • Aplicar frío a través de un paño durante unos 15 minutos. Nunca se debe frotar ni con toallas, ni con arena, ni con nada que pueda lastimarnos más.
  • Acudir al puesto de primeros auxilios, donde nos podrán administrar un antihistamínico y/o un analgésico si fuera necesario, o bien trasladarnos a un centro médico si el estado empeora.

Infección por hongos

Uno de los efectos indirectos del verano son las  las infecciones por hongos ya que aumenta su proliferación por la humedad y el calor. Se multiplican en aquellas donde existe roce entre dos superficies cutáneas, como los dedos de los pies, las ingles o bajo las mamas.

El más típico de todos es el pie de atleta, que se localiza en los dedos de los pies. Para evitarlos, hay que adoptar la máxima precaución en las piscinas, saunas, gimnasios y zonas públicas donde se está en contacto directo con la humedad. Es altamente recomendable utilizar zapatillas en piscinas y evitar ir descalzo. Durante el resto del día se deben utilizar zapatos transpirables o de materiales naturales y, por supuesto, seguir una higiene personal diaria, haciendo especial hincapié en el secado cuidadoso de los pliegues cutáneos (ingles, axilas, dedos de los pies, etc.).

Infección ocular

El agua del mar y de piscina es irritante para los ojos y puede ser también vehículo de transmisión de infecciones oculares. El uso de lentes de contacto tanto en la piscina como en la playa disminuye el riesgo de contraer infecciones de este tipo y de incrementar la sequedad ocular.

De hecho, las gafas de sol son un complemento necesario durante los meses estivales. Siempre hay que usar gafas de protección solar de calidad que filtren las radiaciones nocivas. Unas lentes inadecuadas pueden producir daños como queratitis o, a largo plazo, cataratas.

Corte de digestión

Otro de los efectos indirectos del verano son los cortes de digestión. Para evitarlos debemos reposar alrededor de una hora y media después de las comidas, sobre todo si la inmersión es en aguas frías.

Accidentes en verano

En verano nos desplazamos a lugares desconocidos, practicamos más deportes, comemos de manera diferente y, a veces en exceso, bebemos con frecuencia más alcohol… Al mismo tiempo, solemos estar más relajados. Esta combinación de actitudes nos puede conducir a una disminución de la alerta y propiciar accidentes.

Para prevenir los accidentes, debemos extremar las precauciones y estar atentos incluso al realizar una actividad que, aparentemente, parece no tener riesgo alguno.

En conclusión, hay que tener cuidado y adoptar las precauciones oportunas ya que sino el verano puede convertirse en el peor enemigo de nuestro organismo y transformar unos días felices de descanso y disfrute en un tormento.

LO QUE DEBES SABER

  • Para evitar la gastroenteritis debemos tener cuidado al consumir alimentos con huevo y prestar atención a las condiciones del agua.
  • Debemos prestar atención a la información suministrada por las autoridades locales sobre la presencia de medusas (algunas disponen de una bandera específica).
  • Hay que usar gafas de protección solar de calidad que filtren las radiaciones nocivas ya que unas lentes inadecuadas pueden producir daños como queratitis o, a largo plazo, cataratas.

Servicio de Prevención Mancomunado de MAPFRE

2019-07-19T12:22:53+02:0015 julio, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar