Infecciones por Campylobacter: síntomas, contagio y tratamiento

///Infecciones por Campylobacter: síntomas, contagio y tratamiento

Infecciones por Campylobacter: síntomas, contagio y tratamiento

La campilobacteriosis es una enfermedad ocasionada por la infección de bacterias del género Campylobacter, una de las principales causas de enfermedad intestinal.

La campilobacteriosis es una de las principales causas de enfermedad intestinal de transmisión alimentaria en el ser humano, tanto o más frecuente que la salmonelosis. Cuando hablamos de campilobacterosis nos referimos a una enfermedad transmitida al ser humano por animales (zoonosis) o productos de origen animal que están contaminados.
Las bacterias del género Campylobacter viven en los intestinos de muchos animales destinados al consumo como aves de corral, vacunos, porcinos, ovinos y en animales de compañía como perros y gatos y, durante el sacrificio si las heces entran en contacto con la carne, se produce la contaminación alimentaria.

Contagio y causas de la trasmisión infecciosa

La principal vía de transmisión es a través de los alimentos como la carne cruda o poco cocinada y la leche sin pasteurizar. Incluso el agua puede ser una fuente de infección si está contaminada e infecta productos agrícolas destinados al consumo humano, dando lugar a una intoxicación alimentaria. Sin embargo, los casos de infección más frecuentes tienen lugar por consumo de pollo.

Las bacterias Campylobacter, cuando son ingeridas a través de los alimentos contaminados, infectan el revestimiento del intestino e incluso en algunos casos más graves pueden traspasar e infectar otras partes del cuerpo. Para que se produzca la campilobacterosis la dosis ingerida de bacterias suele ser baja, basta con una ingestión de 500-800 gérmenes. Aun así, suelen ser infecciones leves que no requieren tratamiento, salvo reposición de líquidos y electrolitos. Pero en algunos casos, donde la persona ya padece alguna enfermedad grave o está inmunodeprimida o en niños muy pequeños, puede llegar a ser mortal.

Cómo se manifiesta una infección por Campylobacter

El periodo de incubación de la enfermedad después de la infección suele oscilar entre los 2 y 10 días y, por lo general, los síntomas duran entre 3 y 6 días. En algunas ocasiones, previo a los síntomas entéricos, pueden aparecer unos síntomas parecidos a una gripe (malestar general, cefalea y debilidad) que suelen durar un día. A continuación, se producen los síntomas más graves, donde la diarrea es la principal manifestación. Suele ser acuosa y con frecuencia sanguinolenta. El riesgo más común asociado a la diarrea es la deshidratación, pero en algunos casos la infección puede evolucionar y llegar a la sangre provocando bacteremia o presencia de bacterias en sangre, hepatitis, pancreatitis e incluso abortos en mujeres embarazadas. Incluso, en una cantidad reducida de casos, pueden aparecer otras complicaciones como artritis reactiva, con inflamación en las articulaciones, y trastornos neurológicos como el síndrome de Guillain-Barré o el trastorno autoinmunitario que cursa con parálisis semejante a la poliomielitis

También suele cursar con dolor abdominal, fiebre y cefalea. A veces también aparecen vómitos, aunque no suelen ser un síntoma característico.

bacterias de campylobacter

Tratamiento de Campylobacter

Habitualmente no requiere tratamiento y sólo se debe controlar la deshidratación a través de la reposición de líquidos y electrolitos, pero en casos invasivos, cuando las bacterias invaden las células de la mucosa intestinal y dañan los tejidos, traspasando e infectando otras partes del cuerpo, se debe tratar la infección con antibiótico.
Para lograr el diagnostico definitivo, si se sospecha de infección por Campylobacter, el especialista realizará un coprocultivo o cultivo de heces que permitirá identificar si hay crecimiento del microorganismo. Si se sospecha de bacteriemia o paso de las bacterias a la sangre, es necesario solicitar un hemocultivo para realizar el tratamiento antimicrobiano más específico.

¿Cómo prevenir las infecciones?

Al tratarse de una infección contagiosa, para prevenirla es necesario seguir unos buenos hábitos de higiene como el lavado de manos y una seguridad alimentaria a la hora de procesar cualquier alimento de cara a evitar posibles contaminaciones cruzadas. Este microorganismo es sensible a una temperatura superior a 55ºC y a valores bajos de pH. Por ello, una cocción adecuada de la carne, la pasteurización de la leche y la cloración del agua destruyen este microorganismo.
A continuación, detallamos algunas medidas a tomar para prevenir las infecciones por Campylobacter en el hogar ya que el riesgo de intoxicación fuera de casa es más difícil de controlar:

  • Cocinar los alimentos completamente a una temperatura adecuada, en particular la carne de ave y mantener los alimentos a temperaturas seguras una vez cocinados.
  • No lavar nunca con agua el pollo crudo antes de cocinarlo, ya que puede dispersar los gérmenes por la cocina (encimera, utensilios y tablas de cortar).
  • Separar los alimentos crudos y cocinados para evitar la contaminación cruzada.
  • Beber la leche pasteurizada y, si estamos en otro país, sobre todo en vías de desarrollo, elegid la leche y zumos envasados y pasteurizados.
  • Consumir siempre agua potable que haya sido analizada y aprobada para el consumo humano.
  • Lavarse las manos antes de preparar cualquier alimento y después de tocar carne cruda, sobre todo de ave.
  • Limpiar las tablas de cortar y los utensilios que hayan entrado en contacto con la carne cruda utilizando agua caliente y jabón y después desinfectar.

Lo que debes saber…

    • La principal vía de transmisión es a través de los alimentos como la carne cruda o poco cocinada, y la leche sin pasteurizar. Los casos de infección más frecuentes son por consumo de pollo.
    • Habitualmente no requiere tratamiento y sólo se debe controlar la deshidratación a través de la reposición de líquidos y electrolitos.
    • Este microorganismo es sensible a una temperatura superior a 55ºC y a valores bajos de pH. Por ello, la cocción de la carne, la pasteurización de la leche y la cloración del agua destruyen este microorganismo.

Deborah Blasco
Enfermera especializada en Nutrición
Consulta de Advance Medical

2019-07-12T08:56:50+02:0013 junio, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar