El virus del Ébola

///El virus del Ébola

El virus del Ébola

El virus del Ébola es una enfermedad  contagiosa, que se transmite entre personas que mantienen un estrecho contacto, a través de fluidos humanos contaminados (sangre, saliva, etc.) a través de los ojos, nariz, boca o heridas.

El ébola es una enfermedad  contagiosa, producida por el virus del ébola. También es conocida como Fiebre Hemorrágica del Ébola, que es de presentación aguda y grave, y puede resultar letal entre un 50% y  un 90% de los casos. Es una infección causada por el virus de la familia Filoviridae, género Ebolavirus. Se detectó por primera vez en una aldea de la República Democrática del Congo próxima al río Ébola en 1976. El origen del actual brote no se conoce, algo que ya ha ocurrido en todos los casos anteriores, pero se sospecha que el virus procede de un solo humano que entró en contacto con un animal infectado. Además, se sospecha que tres especies de murciélagos de la fruta son huéspedes naturales de este virus.

Cómo se transmite el virus del Ébola

Según advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS), el ébola se introduce en los humanos por contacto estrecho con órganos, sangre, secreciones u otros líquidos corporales de animales infectados. En África se han documentado casos de infección asociados a la manipulación de chimpancés, gorilas, murciélagos frugívoros, monos, antílopes y puercoespines infectados que se habían encontrado muertos o enfermos en la selva.

Para la transmisión del virus del ébola se precisa contacto directo a través de heridas o las mucosas, los ojos, nariz o boca, con la sangre o los fluidos corporales de una persona infectada y que presente síntomas de la enfermedad. Los individuos asintomáticos, no transmiten la enfermedad.

También se transmite por contacto indirecto con personas fallecidas por la enfermedad o por la exposición a objetos que han sido contaminados con secreciones infectadas (agujas, jeringas, ropa, etc). Si ha existido contagio, el periodo de incubación es de 2 a 21 días (periodo en el que podrían aparecer síntomas) y si se contrae la enfermedad, esta es muy grave y tiene una letalidad del 50-90%.  

El ébola no se propaga ni por el aire ni por el agua o, en general, por alimentos. No hay evidencia de que los mosquitos u otros insectos pueden transmitir el virus del Ébola. El virus del Ébola no se considera de fácil transmisión.

Cuando se produce un brote, a menudo es el personal sanitario el más susceptible de contagio, sobre todo por no adoptar todas las precauciones (guantes, mascarillas o gafas de protección) o no establecer los procedimientos adecuados para aislar a los enfermos. Algo que al principio es difícil ya que los síntomas más tempranos, como la fiebre, no son específicos del ébola, sino que se presentan con frecuencia en muchas otras enfermedades.

Se estima que en los paises africanos la expansión del virus es más rápida, debido a las costumbres funerarias donde se tiene contacto con el cuerpo del fallecido.

Es por ello que en los países occidentales, donde la cultura incide en prácticas funerarias más asépticas y con prácticas higiénicas más estrictas (el virus, se inactiva con radiación ultravioleta y gamma, calentamiento durante 60 minutos a 60ºC o hirviendo durante 5 minutos. Son susceptibles al hipoclorito sódico (lejía) y a desinfectantes), la probabilidad de producirse una epidemia una vez asilado el foco de la misma se considera mínima.

Síntomas

La infección provoca síntomas que pueden aparecer entre los 2 y 21 días siguientes al contagio. La infección se suele caracterizar por:

  • Aparición súbita de fiebre
  • Debilidad intensa
  • Dolores musculares
  • Dolor de cabeza intenso
  • Diarrea
  • Vómitos
  • Erupciones cutáneas
  • Disfunción renal y hepática
  • Y en algunos casos, hemorragias internas y externas.

Diagnóstico del virus del Ébola

El diagnóstico del ébola en una persona que ha sido infectada hace pocos días es difícil, porque los primeros síntomas, como la fiebre, no son específicos de esta infección.

Si una persona tiene los síntomas tempranos de ébola y ha tenido contacto con la sangre o fluidos corporales de una persona enferma, contacto con objetos que han sido contaminados con la sangre o fluidos corporales, o contacto con animales infectados, deben ser aislados y notificar el caso a profesionales de la salud pública.

Desde la OMS explican que el diagnóstico definitivo solo puede realizarse mediante distintas pruebas de laboratorio:

  • Prueba de inmunoadsorción enzimática (ELISA)
  • Pruebas de detección de antígenos;
  • Prueba de seroneutralización;
  • Reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR);
  • Aislamiento del virus mediante cultivo celular.

Prevención

Aunque se están probando varias, hoy no se dispone de ninguna vacuna efectiva contra el ébola. Por tanto, la única manera de reducir el riesgo de infección consiste en evitar el contacto con la sangre o fluidos corporales que puedan estar infectados. Por tanto, es básica la higiene cuidadosa. Por ejemplo, lavarse las manos con agua y jabón o con un desinfectante para manos a base de alcohol y evitar el contacto con sangre y fluidos corporales. Así como no manipular los artículos que pueden haber tenido contacto con sangre de una persona infectada u otros líquidos corporales (por ejemplo, ropa, ropa de cama, agujas y equipos médicos).

Además, una vez se detecta un caso de ébola se ha de poner en marcha el protocolo de medidas de control adecuadas para controlar la infección. Las medidas que deben llevarse a cabo son:

  • Aislar a los pacientes con ébola del contacto de personas desprotegidas.
  • Utilizar prendas protectoras (guantes, mascarillas, trajes…) para atender a los enfermos.
  • Enterrar a los enfermos fallecidos de manera segura y rápida. La OMS ya está regularizando el modo de enterrarlos.

Además, los países afectados están llevando un control del tráfico de pasajeros en los aeropuertos, han cerrado algunos pasos fronterizos, han puesto en cuarentena las zonas afectadas, con el objetivo de limitar el tráfico de personas para frenar la expansión.

En caso de tener que desplazarse a los países afectados, las medidas preventivas que la OMS y otros organismos recomiendan son las siguientes:

  • ­ Preste atención a los síntomas.
  • ­ Evite el contacto con afectados y fluidos corporales de otras personas.
  • ­ Evitar relaciones sexuales con desconocidos o personal de riesgo. Por esta vía se transmite hasta 3 meses después de la curación de la enfermedad.
  • ­ No tocar animales y evitar ingerir carne de procedencia desconocida.
  • ­ Lavarse las manos con frecuencia con desinfectantes.
  • ­ Desinfectar alimentos que se vayan a ingerir en crudo.
  • ­ Tomar agua embotellada o hervida.
  • ­ Intentar evitar el uso de centros sanitarios locales.
  • ­ Minimizar el uso de aseos públicos.
  • ­ Informar previamente a las autoridades sanitarias de su país de origen.
  • ­ Informar al consulado a su llegada al país.
  • ­ A la vuelta del viaje, si cree tener los síntomas de la enfermedad, acuda de forma inmediata a su centro de salud, informando de la zona visitada.

Se aconseja no viajar, si no es necesario, a Liberia, Sierra Leona, Guinea y Nigeria. Son países con un alto nivel de inseguridad, a lo que hay que añadir la situación sanitaria actual con la epidemia de ébola.

Tratamiento del virus de Ébola

Los casos graves requieren cuidados intensivos. Los enfermos suelen estar deshidratados por lo que precisan rehidratación por vía intravenosa u oral con soluciones que contengan electrólitos. También se vigila que mantengan el nivel de oxígeno y de presión arterial en los niveles adecuados y se tratan otras infecciones que puedan producirse.

LO QUE DEBES SABER…
  • Es una enfermedad  contagiosa, que se transmite entre personas que mantienen un estrecho contacto, a través de fluidos humanos contaminados (sangre, saliva, etc.) a través de los ojos, nariz, boca o heridas.
  • Fiebre, debilidad intensa, dolores musculares, de cabeza, vómitos… son algunos de los síntomas frecuentes, que pueden aparecer entre 2 y 21 días tras la infección.
  • Por ahora, no se dispone de ninguna vacuna efectiva ni de ningún tratamiento específico.

Tampoco hay ningún tratamiento específico para el virus del Ébola, aunque se están evaluando nuevos tratamientos farmacológicos experimentales.

MÁS INFORMACIÓN

Para ampliar información o consulta sobre la enfermedad, puede dirigirse a los portales de la OMS y a organismos sanitarios.

Equipo Médico

Advance Medical

2019-07-03T09:07:11+02:0030 julio, 2016|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar