3 Min de lectura | Podemos considerar a las algas como auténticas verduras del mar ya que siguen los mismos ciclos naturales que las plantas terrestres con la fotosíntesis, pero ofrecen un valor nutricional diferente.

Las algas son los vegetales más antiguos del planeta (aparecieron hace 3 mil millones de años) y desempeñan un papel fundamental porque producen la mayor parte de oxígeno para el planeta. Existen miles de especies de algas, desde estructuras unicelulares muy simples, hasta otras más complejas.

Una forma de clasificarlas es a través de su color; una característica clave porque configura su esencia. Las algas pueden tener distintos colores (verde, azul, rojo o pardo) dependiendo a que profundidad crezcan y se encuentren sumergidas. Esa profundidad va a determinar la cantidad de clorofila y otros pigmentos fotosintéticos que darán forma a su composición. Y esto, a su vez, repercutirá en el valor nutricional.

Nutrientes de las algas

Desde un punto de vista nutricional las algas son bajas en calorías, presentan una alta concentración de proteínas, fibra dietética, minerales y vitaminas.

  • Las proteínas de las algas son ricas en glicina, arginina, alanina y acido glutámico. También, contienen aminoácidos esenciales teniendo limitación con lisina y cistina.
  • Las vitaminas más destacadas son la vitamina A, B1, B12, C, D y E, riboflavina, niacina, ácido pantoténico y ácido fólico.
  • También tienen alto contenido en minerales, un 36% del peso seco más o menos. Dentro de los macro minerales se incluyen el sodio, calcio, potasio, cloro, sulfuro y fósforo. Y en cuanto a micro elementos destacan el yodo, hierro, zinc cobre, selenio, molibdeno, flúor, manganeso, boro, níquel y cobalto.
  • Las algas tienen bajo contenido de lípidos, sobre un 1-5%. La proporción de ácidos grasos esenciales en algas es mayor que en plantas terrestres. Destaca el contenido en ácido eicosapentanoico (EPA) y docosahexahenoico (DHA), de la familia de los omega 3.
  • Proporcionan bastante fibra, pudiendo variar de 36-60% de su materia seca. Especialmente la fibra soluble en comparación a otros vegetales terrestres. Por lo tanto, no son una buena fuente de hidratos de carbono disponibles.
  • Las algas también contienen compuestos bioactivos de alta capacidad antioxidante como los caroteinodes y polifenoles que provienen de los pigmentos naturales de estas.

Además de los beneficios nutricionales y saludables de las algas poseen características tecnológicas interesantes para la industria alimentaria, mejorando los productos mediante sus propiedades antioxidantes, emulsionantes y capacidad de retención de líquido y grasas.

Beneficios de las algas

Como hemos visto las algas son una fuente muy concentrada de nutrientes y, por ende, pueden ser muy beneficiosas en:

  • Regular los niveles de colesterol.
  • Mejorar el tránsito intestinal.
  • Fuente interesante de hierro.
  • Acción antioxidante para procesos inflamatorios, estados de fatiga, situaciones de estrés o práctica deportiva exigente.
  • Aumenta el sistema inmune.
  • Fuente de vitaminas y minerales para situaciones de crecimiento, deporte, astenias…
  • Fuente interesante de calcio, fosforo y magnesio para reforzar el sistema óseo y dental.
  • Papel protector sobre mucosas del estómago e intestino ayudando a las digestiones y mayor sensación de saciedad.

Lo que debes saber…

  • Desde un punto de vista nutricional las algas son bajas en calorías, presentan una alta concentración de proteínas, fibra dietética, minerales y vitaminas.
  • También poseen características tecnológicas interesantes para la industria alimentaria, mejorando los productos con sus propiedades antioxidantes, emulsionantes y capacidad de retención de líquido y grasas.

Alessandra Huerta
Nutricionista y naturópata
Nutricionista consultora de Teladoc Health