3 Min de lectura |   LO QUE DEBES SABER…   Para elaborar platos nutritivos debemos combinar vegetales con alimentos proteicos y/o pastas, arroces, legumbres… Las legumbres, carnes, patatas no hay que relegarlas al invierno… Preparadas con vegetales en crudo o en mezclas adecuadas pueden […]

 

LO QUE DEBES SABER…

 

  • Para elaborar platos nutritivos debemos combinar vegetales con alimentos proteicos y/o pastas, arroces, legumbres…
  • Las legumbres, carnes, patatas no hay que relegarlas al invierno… Preparadas con vegetales en crudo o en mezclas adecuadas pueden resultar una estupenda opción veraniega.
  • Debemos aprovechar frutas y verduras de temporada, pues están en su mejor momento y además su precio es ibferior.

PLATOS FRESCOS Y NUTRITIVOS

Ideas frescas veranoAunque la ensalada es el plato frío por excelencia, existen muchas opciones que combinan elementos propios de las ensaladas con otro tipo de alimentos, e incluso propuestas frescas y deliciosas que nada tienen que ver con la típica ensalada verde.

En verano están en su mejor momento muchas frutas como albaricoques, cerezas, melocotones, melones, nectarinas, nísperos…y también hortalizas como berenjena, calabacín, pimiento, tomate, judía verde, pepino, lechuga, cebolla… Es interesante buscar combinaciones en que incluyamos otros alimentos base como las carnes, los pescados, las pastas y los arroces… para que las propuestas resulten variadas, frescas y nutritiva.

IDEAS FRESCAS CON ARROZ O PASTA

Son más o menos populares las ensaladas de arroz o pasta, pero, ¿por qué no atrevernos a elaborar platos fríos con pasta y fruta, hortalizas rellenas, pasteles…?

  • Pastel frío de arroz, tomate y berenjena.
  • Salteado reposado de lacitos con albaricoque y pollo.
  • Calabacín relleno de arroz con gambitas salteadas.

CON PATATA O LEGUMBRE

¿Quién dijo que las legumbres y las patatas sólo son para los pucheros? Tanto unas como otras nos dan mucho juego, se pueden mezclar con hortalizas en crudo e incluso realizar purés y cremas para consumirlas frías.

  • Milhojas de patata, tomate y queso fresco.
  • Lentejas pardinas frías con rabanitos, cherrys y cebolla. (Para los más atrevidos se pueden añadir grosellas y/o nectarinas en pedacitos pequeños, al gusto).
  • Hummus” (crema fría de garbanzos con limón, sésamo y aceite de oliva).

CON PESCADO

El pescado, al ser delicado, parece que sólo se pueda consumir justo después de cocido pero no es así, pues sabemos que existen conservas de pescado con muy buenos resultados, el atún es la principal muestra, estas van a ser nuestras aliadas en los meses de calor.

  • “Empedrat” (preparación fría de judías blancas, bacalao, tomate, cebolla, pimiento rojo, aceite de oliva, vinagre, sal y pimienta).
  • Tomates rellenos de atún y arroz.
  • Tartaletas de escalibada con anchoa.

CON CARNE

La carne cortada bien finita o picada puede ser una opción fantástica para dar variedad a nuestros platos fríos, e incluso en preparaciones para ir de picnic, como las empanadas, pizzas, etc.

  • Empanadas de ternera con “piperrada”.
  • Pastel de carne con champiñones.
  • Pimientos verdes rellenos de carne picada.

CON HUEVO

El alimento versátil por excelencia no iba a ser una excepción y también goza de recetas bien variadas con las que preparar entrantes, platos principales y hasta preparaciones bien graciosas para los más pequeños de la familia.

  • Huevos rellenos de atún.
  • Revoltillo de judía verde y cebolla.
  • Canapés de huevo cocido y salmón ahumado.

 

Mercè GonzaloDiplomada en Nutrición Humana y Dietética

Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos

Nutricionista consultora de Advance Medical