4 Min de lectura | Actualmente el microondas sirve para mucho más que calentar, pues se puede cocinar, gratinar, descongelar… Permite cocinar casi cualquier tipo de alimento, eso sí, siguiendo las indicaciones adecuadas para cada uno de ellos y en los recipientes adecuados.

Las microondas son un tipo de radiación de baja energía, cuyas ondas se dirigen hacia el interior del aparato a través de una abertura y rebotan en las paredes metálicas, reflejándose hacia el alimento.

En los métodos de cocción convencionales, el calor se aplica desde el exterior del alimento, al interior. En la cocción por microondas, los alimentos se calientan muy rápido por eso es importante que el plano gire, para repartir el calor y que la cocción sea homogénea.  También se aconseja cerrar los envases donde se cocina el alimento para concentrar el vapor en el interior y facilitar así la cocción. ¡Ojo, pero nunca de manera hermética porque explotaría!

¿Cocinar al microondas modifica la calidad de los alimentos?

Existen muchos mitos sobre alimentos que no se pueden meter en el microondas, pero los estudios sobre la pérdida de nutrientes de alimentos cocinados al microondas, dicen lo contrario. Los principales factores que afectan a la integridad de los nutrientes son:

  • Uso de agua de cocción y tiempo: cuanto más tiempo y más agua se utiliza para cocer, más nutrientes se pierden, por lo que se perderán más vitaminas hidrosolubles hirviendo una col que cocinada al microondas.
  • Temperatura alcanzada: la temperatura del microondas no es muy elevada y la energía penetra rápidamente en el interior del alimento, por ello se reduce el tiempo de cocción.

La conclusión es que las diferencias entre cocinar con el horno, cocina de gas, eléctrica, de inducción o con el microondas, no produce diferencias significativas con respecto a la calidad y cantidad de los nutrientes. Pese a ello debemos tener en cuenta que hay algunos alimentos que no se aconseja cocinar al microondas

¿Qué alimentos no se aconseja calentar en el microondas?

Huevo duro

Meter un huevo entero en el microondas puede hacerlo explotar. Este proceso ocurre porque la energía atraviesa la cascara de huevo muy rápidamente generando una bolsa de agua dentro de la yema que, al sobrecalentarse por encima de la temperatura de ebullición, puede hacer explosionar el huevo en cualquier momento, ya sea en el interior de microondas o fuera cuando se perfora.  La mejor opción es cocinarlo junto a otros alimentos, como por ejemplo verduras, rompiendo la cáscara y cocinarlo como si fuera a la plancha o en forma de revuelto.

Chocolate

El chocolate cocinado al microondas se quema con mucha facilidad puesto que apenas contiene agua; no explota ni nada similar, pero se quema muy rápidamente. En el caso de hacerlo, se aconseja fundir a baja temperatura y parar el microondas cada tres segundos para removerlo y evitar que se queme. Otra opción es añadir un dedo de agua o leche para evitar que se queme

Pimientos picantes

El calentamiento de las guindillas hace que se libere rápidamente una sustancia llamada capsaicina, que se volatiliza y dispersa rápidamente, sobre todo al abrir la puerta del microondas, lo que puede causar irritación en los ojos y garganta e incluso mala respiración.

Uvas

La forma esférica de la uva junto con su piel cerosa y resistente hace que los efectos de las ondas sobre ellas creen una “mini” explosión que afectará al funcionamiento del aparato.

Cocinar en microondas: plato con patatas dentro de un microondas con la puerta abierta

¿Qué materiales no se deben meter en el microondas?

No debemos olvidar escoger el recipiente adecuado, pues es tan importante como el alimento. Son aptos los envases de vidrio, los recipientes y platos de gres cerámico, silicona, o plásticos alimentarios aptos para microondas (debe especificarlo en la base del recipiente).

Metales en el microondas

Siempre hemos escuchado que introducir algo metálico en el microondas provocaría una explosión, por norma general los metales no deben introducirse en el microondas, pero es importante conocer no solo el tipo de metal, sino también el tamaño y forma.

La mayoría de los utensilios de cocina que tenemos son de aluminio o acero inoxidable, pero esto no es lo más importante, sino qué forma tiene. Un tenedor es muchísimo más peligroso que una cuchara, si olvidamos una cuchara por error, lo más probable es que se sobrecaliente y poco más, por el contrario, un tenedor, debido a su forma hace que el impacto de las ondas entre las partículas de metal sea mucho más rápido e intenso, provocando chispas.

Madera en el microondas

Los utensilios de madera, como los palillos, acumulan gran cantidad de calor fácilmente inflamable y que puede extenderse a todo el equipo, por ello no se aconseja meter madera en el microondas.

Lo que debes saber…

  • En 2005 la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un documento donde explica que el microondas es seguro y conveniente para calentar y preparar alimentos para el consumo, siempre que se utilice siguiendo las instrucciones del fabricante.
  • Son muchos los mitos de cómo afecta cocinar los alimentos en el microondas, pero la realidad es que las diferencias no son significativas con respecto a la calidad y cantidad de los nutrientes.
  • Pese a ello, debemos tener en cuenta el tipo de material que metemos en el microondas y que no se recomienda usarlo para ciertos alimentos.

 

Mónica Carreira

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética

Master en Nutrición pediátrica y Nutrición deportiva

Nutricionista consultora de Teladoc Health