Cuerpo y Mente | Deporte y Salud |

La anemia del deportista

Publicado por

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp
Valora este artículo

LO QUE DEBES SABER…

 

  • El ejercicio físico aumenta las necesidades de hierro, un motivo que explica por qué la anemia es más frecuente en los deportistas.
  • Una vez diagnosticada la anemia ferropénica el tratamiento se basa en la reposición de los niveles de hierro, a través de la dieta sobre todo, y de suplementos, si lo indica el médico.
  • La alimentación del deportista es básica para ayudarle a mejorar el rendimiento y conseguir sus objetivos por lo que es bueno pedir consejo al especialista.
 

Generalmente, la anemia del deportista suele deberse a una falta de hierro, llamada anemia ferropénica, pero no debe confundirse con la “falsa anemia”, por eso es importante saber diferenciarlas:

 

  • Anemia ferropénica: se caracteriza por un descenso de los niveles de hemoglobina, manteniendo el número de eritrocitos, aunque estos son de menor tamaño y disminuye el hematocrito. Como consecuencia, el aporte de oxígeno y eliminación de CO2 es menor, y por tanto aumenta la carga de trabajo del corazón, aumentando la sensación de cansancio en el deportista así como la capacidad de recuperación del sobreesfuerzo.
  • “Falsa anemia”: en algunos deportistas se presentan niveles más bajos de hemoglobina, glóbulos rojos y hematocrito, debido a que el volumen plasmático de un deportista puede llegar a crecer hasta un 20%, por lo que las células sanguíneas se encuentran diluidas en más líquido, pero son suficientes y capaces de transportar suficiente oxígeno. No es necesario tratamiento ya que no es una alteración.

En caso de sufrir fatiga, cansancio, disminución del rendimiento… es importante que antes de suplementar la persona acuda a su médico para que le realice las pruebas diagnósticas adecuadas.

¿Por qué es frecuente la anemia en el deportista?

Los últimos estudios publicados coinciden en que la incidencia de anemia en los deportistas no es mayor que en la población sedentaria, pero debido a la afectación en el rendimiento deportivo se detecta con más facilidad. De todos modos cabe recordar que:
 
Deportista

  • El ejercicio físico aumenta las necesidades de hierro.
  • La absorción a nivel intestinal puede ser menor, como consecuencia del trabajo muscular intenso, aumenta la velocidad del tránsito intestinal y por tanto la absorción de hierro a nivel intestinal es menor.
  • La pérdida de hierro en la población deportista es mayor que en la población sedentaria debido a: una mayor sudoración, microlesiones que genera el ejercicio físico, mayor menstruación en mujeres…
  • Un aporte insuficiente de nutrientes en aquellos deportistas que abusen de los hidratos de carbono en detrimento de las proteínas de origen animal (hierro de mayor biodisponibilidad.

Tratamiento

Una vez diagnosticada la anemia ferropénica el tratamiento se basa en la reposición de los niveles de hierro. El médico recetará suplementación si lo considera necesario (debe tomarse acompañada de vitamina C, por ejemplo con un zumo de naranja recién exprimido, ya que ésta facilita la absorción de hierro), pero también deben tomarse medidas dietéticas orientadas a incluir en la alimentación diaria alimentos ricos en hierro de fácil absorción y otros que por su composición nutricional favorezcan la absorción.

Vitamina c

  • El hierro contenido en los alimentos de origen animal (carne, hígado, pescado azul) contienen un tipo de hierro, hierro hemo, que se absorbe mejor que el hierro no hemo aportado por los vegetales (cereales integrales, legumbres, verduras y hortalizas) y la yema del huevo.
  • Además existen nutrientes como la vitamina C y las proteínas que favorecen la absorción del hierro alimentario.
  • Si se consume legumbres se debe incluir alimentos ricos en vitamina C (pimiento, tomate, perejil, limón, kiwi, naranja…) o proteínas (carne, pescado, huevo) para mejorar la absorción del hierro. Ejemplo: lentejas con pimiento o garbanzos con pescado.
  • Si se consume carne, pescado o huevo para mejorar la absorción de hierro hemo una alternativa es introducir un cítrico de postre o acompañar el plato con un alimento rico en vitamina C (pimiento, perejil, cítrico, kiwi, fresones, frutas tropicales (piña, papaya, guayaba, mango…). Ejemplo: carne con zumo de naranja o pescado aliñado con limón o carne acompañada con pimientos o pescado con ajo y perejil.
  • La germinación es un proceso que provoca transformaciones en el alimento. Aumenta el contenido de hierro asimilable: por lo tanto cuando se preparen ensaladas se recomienda incluir germinados.
  • Se aconseja no tomar alimentos ricos en hierro en la misma toma que alimentos que puedan dificultar su absorción, como: café, té, cacao, alimentos ricos en calcio, lácteos o pan.

 
TEMAS RELACIONADOS
Hematología-anemias
 

RECUERDA QUE…

 
Los seguros de MAPFRE Salud ofrecen a los asegurados las garantías más completas para proteger su bienestar y el de su familia. Infórmate de las diferentes pólizas de salud y elige la que mejor se adapte a tus necesidades.
 

 
 

Mònica Carreira

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética

Nutricionista consultora de Advance Medical
 

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre