Salud Familiar | Mujer | Mujer en el deporte |

La mujer deportista de alto rendimiento

Publicado por

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp
La mujer deportista de alto rendimiento
3.67 ( 3 votos )

Que realizar actividad física es beneficioso para la salud lo tenemos claro. Y que el mínimo de tiempo que debemos dedicarle al deporte son 30 minutos, también. Sin embargo, el camino entre comenzar a movernos y llegar a ser una deportista de alto rendimiento, suele ser bien largo.

 

Realizar un deporte de alto rendimiento implica, muchas veces, no sólo dedicarse a ello a tiempo completo, sino que también significa exigirnos al máximo tanto física como mentalmente. Y cuanto más lo hacemos, los resultados suelen ser extraordinarios, pero hay que evaluar lo duro o no que pueda ser ese camino.

     

    En general la formación de un deportista de alto rendimiento comienza en edades tempranas, antes o alrededor de los 10 años. Ganadora de 3 medallas olímpicas, múltiples títulos nacionales e internacionales, y actualmente capitana de las selecciones nacionales de tenis, Conchita Martínez es un claro exponente de la mujer deportista de alto rendimiento y ha tenido unos comienzos similares: “La verdad es que tu vida cambia porque no puedes hacer lo que, por ejemplo en tu infancia, hacen las demás niñas de tu clase. Pero no lo digo con pena, porque estoy muy contenta de haber elegido la vida que he elegido. Pero sí es verdad que requiere de unos sacrificios mayores. Cuando a lo mejor tus amigas están yéndose o saliendo los fines de semana, tú no puedes porque estás entrenando. Pero yo feliz con el camino que elegí”.

     

    La deportista de alto rendimiento suele tener como meta la obtención de logros deportivos del más alto nivel, pero además en general posee un talento innato en la actividad deportiva que le permite afrontar las muchas horas de entrenamiento diario a las que debe someterse. Y debido a la exigencia del entrenamiento, debe además seguir un programa estricto en lo físico, técnico, táctico, psicológico y nutricional. “Yo creo que a nivel de sacrificio me he esforzado muchísimo y no he bajado los brazos pronto. Muchas veces he jugado partidos con dolor, sin que se tuviera que enterar todo el mundo”, comenta Conchita. “Sí es verdad también que llevas una dieta equilibrada y, con los años, han ido mejorando todos los estudios al respecto. Yo había veces que lo llevaba mejor y otras que lo llevaba peor, pero cuando haces tal esfuerzo y quemas tantas calorías, te tienes que ceñir un poco a qué es lo que te va a recuperar para que al día siguiente estés mejor”, añade.

     

    La vida profesional  incluye un ingrediente extra en el cóctel de los deportistas de alto rendimiento. El generar ingresos añade presión en el calendario de actividades y el sobreentrenamiento genera muchas veces lesiones: “Es verdad que he tenido de todo: muñeca, codo, hombro… pero nunca a nivel de decir `tengo que parar y me tengo que operar´. Sí que al final de mi carrera –allá por 2004/2005- ya no podía entrenar a gran nivel porque tenía problemas con los tendones de Aquiles. Si estás todo el tiempo dándole, golpeando el suelo, te produce mucho dolor y no puedes entrenarte para mantener lo que estás acostumbrada a hacer, que es llegar a las finales”, recuerda Martínez.

     

    Y a pesar de todo el duro entrenamiento, los cuidados y la dedicación, siempre llega el momento donde la vida profesional se termina y hay que pensar cómo seguir, no sólo desde lo físico, sino también desde lo psicológico. Para Conchita Martínez, ver su futuro un poco claro fue fundamental: “Yo creo que hay que intentar preparase (para la retirada), pero no es fácil, porque lo vas dejando… lo vas dejando. Y es verdad que esto tiene su fecha de caducidad. El deportista de alto rendimiento tiene una carrera muy corta, y si estás en la élite mucho tiempo y de repente se acaba… Pues es mejor tenerlo en mente. Preparase y saber un poquito qué es lo que quieres hacer después.”

     

    Canal SALUD

    La mujer deportista de alto rendimiento was last modified: julio 18th, 2017 by Canal Salud

    Comentarios

    1. Aitor Gorrotxategi

      Aitor Gorrotxategi comentó hace 4 meses

      Yo he sido deportista de élite de un deporte minoritario (rugby) y lo que me salvó después de 10 años con la Selección Española fue el haber tenido una carrera universitaria acabada. De lo contrario, con 28 años, sin actividad deportiva de élite y sin oficio, no sé cuál hubiera sido mi futuro. Eso es lo que intento explicar a todos los chicos que hacen deporte, que se preparen para el futuro, pero como buenos estudiantes.

      1. Canal Salud

        Canal Salud comentó hace 4 meses

        Hola Aitor,
        Muchas gracias por tu comentario. Un Saludo

    2. Aitor Gorrotxategi

      Aitor Gorrotxategi comentó hace 4 meses

      Hay mucha diferencia entre ser deportista de élite de un deporte en el que además de crecer mucho deportivamente, ganas dinero de muchísimos otros en los que también creces mucho pero la falta de dinero hace que tengas que dejarlo. Aquí entraría en juego la Administración,que tendría que ocuparse de aquellos que estudian o trabajan y no pueden compaginarlo.
      Lo de ser hombre o mujer es lo de menos…

      1. Canal Salud

        Canal Salud comentó hace 4 meses

        Hola Aitor,
        Muchas gracias por tu comentario. Un saludo

    Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

    Deja un comentario

    Todos los campos son obligatorios

    Conectar con Facebook

    Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre